FIN DE RESTRICCIONES

Huesca, Jaca, Monzón y Barbastro se despiden del toque de queda

La restricción horaria finaliza esta noche a las 23:59 horas en las cuatro localidades

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto La Policía Local de Huesca vigila las calles de la capital altoaragonesa durante el toque de queda.

El Gobierno aragonés no prorrogará los toques de queda establecidos en las poblaciones altoaragonesas de Huesca, Jaca, Monzón y Barbastro, tras 15 días en vigor ante la elevada incidencia del coronavirus entre los habitantes de estas localidades. De este modo, se despiden esta noche de las restricciones horarias gracias a la caída de la curva epidemiológica de manera generalizada en las cuatro localidades.

La orden emitida el pasado día 2 de agosto por el Departamento de Sanidad del Ejecutivo aragonés finaliza este martes a las 23:59 horas, por lo que esta madrugada no estará ya en vigor el toque de queda entre las 01:00 horas y las 06:00 horas. La aplicación de esta medida fue rechazada inicialmente por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) al valorar que estaba pendiente una cuestión de constitucionalidad respecto a la legalidad de las restricciones contra el coronavirus, pero finalmente fue autorizada por el Tribunal Supremo (TS).

Jaca, Huesca capital, Monzón y Barbastro tenían una incidencia acumulada a siete días de 1.378, 704, 709 y 617 casos por 100.000 habitantes, respectivamente, en el momento en el que se establecieron los toques de queda. Tras esta quincena, los datos han disminuido en los cuatro municipios y también en el conjunto de la Comunidad que se sitúa en 155 contagios por cada 100.000 habitantes frente a los 449 en los que se encontraba. 

Un ejemplo de este descenso de casos COVID-19 es Monzón, donde la situación ha mejorado mucho en las últimas semanas y la incidencia se encuentra en 154,6 casos por cada 100.000 habitantes. El Ayuntamiento se ha mostrado satisfecho por la bajada en la curva de contagios y también ha señalado la ausencia de incidentes durante estos últimos 15 días bajo el toque de queda en la localidad oscense. "Adoptar el toque de queda sí que nos ha servido para bajar mucho los casos, pero quizás la medida ha llegado tarde", indica el concejal de Comercio y Hostelería de Monzón, Miguel Hernández.  

En las calles de esta localidad las opiniones están divididas. Algunos vecinos celebran el final de esta restricción a partir de esta noche, mientras que otros temen que se produzcan más imprudencias. "Me parece bien que se acabe, siempre y cuando la gente siga siendo responsable", cuenta un vecino. "Me parece muy pronto para eliminar esta medida porque veo a la juventud alborotada", explica otro. 

Barbastro, por su parte, también es un claro ejemplo de la caída de la curva de incidencia, que se sitúa en los 157,2 contagios mientras que hace dos semanas superaba los 600 casos. No obstante, siguen preocupados por la dificultad de controlar las reuniones no permitidas o los botellones. "El ocio nocturno cierra a las 00:30 horas y es normal que los chavales se queden por las calles y hagan zonas de botellón. Esto es lo más complicado para el orden público", afirma el alcalde, Fernando Torres. "La incidencia es alta para no bajar la guardia y mantener las precauciones a pesar de que decaiga el toque de queda", expresa la subdirectora médica del Sector Barbastro, María García.

El foco se encuentra ahora en Huesca, que contabiliza 15 positivos en las últimas 24 horas. La incidencia acumulada a siete días es de 226,1 casos, mientras que hace 15 era de 704,3. Desde el Consistorio oscense aseguran que es "pronto" para saber si estos casos están relacionados con las 'no fiestas' de San Lorenzo y preocupan los encuentros de amigos y familiares que tuvieron lugar durante esos días. "No es fácil de saber si son producto de las 'no fiestas' y habrá que esperar unos días más para saber cómo se comportan los datos de esta semana", concluye el alcalde en funciones, José María Romance. 

Jaca, la localidad donde ha descendido la incidencia acumulada de forma más drástica, también pondrá fin a sus limitaciones horarias a partir de la medianoche. Este municipio contaba con una incidencia superior a los 1.000 casos por 100.000 habitantes -1.371- y actualmente se encuentra en los 647 casos, lo que refleja una notable caída.