ARAGÓN

Dos años después, vuelven las fiestas patronales

En localidades como Pedrola (Zaragoza) recuperan las actividades tradicionales, como las charangas y las vaquillas

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Teruel celebra la puesta del Pañuelo.

Con cierta 'normalidad' se recuperan también actividades como las fiestas de los pueblos. Muchas localidades comienzan ya a organizar actividades populares, todas ellas respetando las medidas de seguridad vigentes.

Este sábado, los vecinos de Pedrola (Zaragoza) celebran la vuelta a la 'casi normalidad'. Lo hacen con el sonido de la charanga y con las carreras delante de las vaquillas, que estaban contratadas para celebrar las fiestas del Pilar, pero las medidas sanitarias obligaron a cancelarlas. De esta forma, la localidad zaragozana retoma las fiestas patronales que no pudieron celebrar en octubre debido a la suspensión de las festividades por parte del Gobierno de Aragón.

"Lo que plantemos desde el Ayuntamiento era suspender los actos que había previstos esos días, al no poderlos celebrar con normalidad, y en cuanto se pudiera, el primer fin de semana de noviembre, poder retomar aquellos contratos que se tenían comprometidos y, además, hacer un fin de semana festivo como un aliciente para la gente y para dinamizar la economía local", explica Miguel Cimorra, concejal de Fiestas de Pedrola. 



Los pedroleros recuperan este fin de semana el ambiente de fiestas que no vivían desde hace dos años. Los vecinos celebran que vuelvan estos actos. "Un par de añicos por lo menos que no vemos esto y, oye, por lo menos vamos a aprovecharlo a tope, al máximo", señala un vecino. "Salir con mis amigas por ahí un rato y pasárnoslo bien", es el plan de un joven de la localidad.

En más municipios aragonesas piensan ya en las próximas fiestas. En Nuez de Ebro (Zaragoza), por ejemplo, celebrarán San Martín la semana que viene. "Creemos que va a acudir mucha gente y eso conlleva una cierta preocupación", señala Isabel Toro, alcaldesa de la localidad. Para limitar al máximo que se produzcan aglomeraciones, el Ayuntamiento ha tomado medidas preventivas: "Este año vamos a contratar a dos personas de seguridad para que controlen bien las mascarillas", comenta Mónica Perún, concejal de festejos.

En Teruel, la emoción y la alegría de la puesta del Pañuelo se ha vivido, pero en una recreación pensada para los niños. No ha sido igual que un 7 de julio, pero las charangas, la música y el ambiente festivo no han faltado. Entre los presentes, muchos peñistas que no han querido perderse un acto tan tradicional para la ciudad. "Lo único el tiempo, que es muy diferente...pero esta tarde recogeremos el regañao y a disfrutar de la minivaquilla", comenta un vecino.