UNIDAD MÓVIL

Cerca de 100.000 viviendas en Aragón están deshabitadas

El programa ‘Unidad Móvil’ recorre este viernes (21:35 horas) algunos edificios deshabitados que existen en nuestra Comunidad para conocer los motivos que derivan en su falta de uso

ARAGÓN NOTICIAS /

En Aragón se calcula que hay 778.000 viviendas construidas, de las cuales 100.000 podrían estar deshabitadas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Pero, ¿qué motivos hay para que estas casas estén en desuso?

La crisis y la burbuja inmobiliaria provocaron que muchas viviendas e incluso edificios enteros se quedasen en manos de entidades bancarias. Pero, aunque estén cerrados, continúan siendo el objetivo principal de los ‘okupas’. Los vecinos aseguran que esos inmuebles son un foco de problemas, a pesar de que en algunos se han instalado puertas de seguridad y cámaras para impedir que se entre de forma ilegal.

Una alternativa a estas viviendas vacías es convertirlas en pisos turísticos. Desde que es obligatorio su registro, su número ha crecido de forma notable en la Comunidad –alcanzando las 2.000 viviendas–. Sin embargo, este viernes el programa ‘Unidad Móvil’ (21:35 horas) explicará cómo, aunque hay sectores que les dan la bienvenida por su impacto económico, para los vecinos pueden llegar a convertirse en molestias nocturnas constantes.

Además, hay muchos propietarios que deciden no alquilar sus pisos por miedo y prefieren evitar posibles destrozos o llegar a una situación de impago por parte de los inquilinos. Para vencer esta desconfianza, las administraciones han puesto en marcha diferentes programas orientados a dar más apoyo al arrendador. Esta situación se repite en los pequeños municipios aragoneses, donde es muy difícil alquilar. Allí, además, los propietarios sienten una fuerte vinculación con sus casas, cargadas de recuerdos personales, por lo que son reacios a ponerlas en arrendamiento aunque solamente las visiten una vez al año.

Otra de las problemáticas en torno a las viviendas vacías son las macrourbanizaciones que hace más de una década se quedaron a medio construir. Cerca de San Mateo de Gállego todavía se pueden ver los esqueletos donde se iban a albergar 3.000 viviendas. Desde la quiebra de la constructora en el 2007 poco ha cambiado el paisaje. Lo mismo sucede en La Muela, con otras 1.500 viviendas.

Por otro lado, en Aragón hay más de una decena de casas señoriales y palacios en venta. Por ejemplo la Casa de Don Juan de Burbáguena en Teruel. La familia propietaria asegura que quieren que cambie de manos para evitar que se siga deteriorando. Este tipo de ventas, aunque llamativas, son algo bastante habitual para las inmobiliarias.