SECTOR ESENCIAL

Las conserveras sobreviven gracias a los pedidos a domicilio y los supermercados

Más de 200 empresas se dedican a la elaboración de conservas en Aragón. La venta local ha sido la más afectada para este sector durante la crisis sanitaria

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Mermeladas en conserva.

Las conserveras han conseguido superar los meses más críticos de la crisis sanitaria gracias a que pudieron mantener su actividad como sector esencial. En Aragón, más de 200 empresas se dedican a la elaboración de conservas ya sean de carne de cerdo, pescados, frutas u hortalizas. El negocio de aquellas que sirven a cadenas de supermercados no se ha visto muy perjudicado, pero han agradecido las ventas realizadas de forma online y por teléfono, por todo el territorio nacional.

Las responsables de las mermeladas 'La Vicora', las hermanas Pablo, acababan de enviar su primer pedido desde su sede en Sediles (Zaragoza) a Japón desde que estalló la pandemia, lo que obligó a paralizar sus exportaciones. Sin embargo, pudieron reflotar el negocio gracias al acuerdo al que llegaron con una cadena de supermercados. "Muchas tiendas pequeñas, que es donde llevamos nuestras mermeladas para vender, han tenido que cerrar. Nos ha afectado mucho el tema local, aunque ahora todo vuelve a funcionar", cuenta Luisa Pablo, gerente de la conservera. 

La venta a los pequeños comercios también se ha visto reducida para la empresa cárnica 'La Monrealense' ubicada en Monreal del Campo (Teruel), pero han mantenido el negocio gracias a los envíos de conservas a domicilios del país. "Hemos estado mandando a través de transporte frigorífico rápido. En 24 horas les llegaba perfecto y después nos llegaba el dinero. Pero de gente de paso, de Madrid, Valencia o Zaragoza, ha estado mal esa parte del negocio", reconoce el gerente de la conservera cárnica, José Antonio Sánchez.