EN LA ZONA DEL EBRO

Agentes de la Policía Nacional logran evitar que una mujer se quite la vida

La labor de psicológica de los agentes fue clave para conseguir que la mujer desistiese de su propósito

ARAGÓN NOTICIAS /
La labor de ayuda psicológica ha sido clave una vez más.
icono foto La labor de ayuda psicológica ha sido clave una vez más.

Cuatro agentes de la Policía Nacional han podido salvar esta semana la vida de una mujer de 38 años que intentaba quitarse la vida en el entorno del azud del Ebro, en Zaragoza. La labor de ayuda psicológica de los agentes fue clave para la mujer desistiese de su actitud.

Según informa la Policía Nacional, los hechos ocurrieron el jueves, sobre las 23:00 horas, cuando varios viandantes que se encontraban por la ribera del Ebro, observaron a una mujer con intenciones de quitarse la vida. Al lugar no tardaron en llegar dos patrullas de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional que, sin dudarlo, se aproximaron a la mujer sin que se diese cuenta de su presencia. Cuando estaban muy próximos a ella, observaron que estaba muy nerviosa consiguiendo agarrarla por los brazos antes de que consumase su propósito.

El siguiente paso, indican fuentes policiales, fue tranquilizarla. Un difícil trabajo psicológico que los agentes realizaron transmitiéndole la serenidad necesaria para que acabara desistiendo. Minutos más tarde llegó una ambulancia del 061 y la trasladó al Hospital Miguel Servet para su posterior valoración médica.  Tanto ella como los testigos que se encontraban en el lugar agradecieron la labor psicológica que realizaron estos cuatro agentes, que consiguieron frustrar el propósito inicial que esta persona tenía en la mente.

Segundo caso en un mes

Este es el segundo caso en un mes que consigue frustrar la Policía Nacional en la zona del Ebro. La Policía Nacional recuerda que en nuestro día a día nos podemos encontrar con personas que están inmersas en una depresión, sin tan siquiera darnos cuenta. Es muy importante, recuerdan, identificar esta enfermedad y en caso de encontrarnos ante una persona con estos síntomas poder ofrecerles ayuda o una serie de recursos como puedan ser los teléfonos de emergencias; el teléfono de la esperanza o derivarlos a un especialista de la salud o diferentes asociaciones.