JULIÁN CASANOVA

"Distribuir mejor la cultura y la educación es nuestro gran reto"

El historiador Julián Casanova, galardonado con el Premio de las Letras Aragonesas 2020, destaca las nuevas posibilidades digitales para la divulgación

J. SAN MARTÍN /

"Ahora, con la pandemia, hay mucha gente que niega la ciencia y, evidentemente, si hubiéramos tenido una educación de verdad a favor del conocimiento, creo que no estaríamos en esta situación". Es, seguramente, el ejemplo que mejor ilustra el pensamiento del catedrático de Historia de la Universidad de Zaragoza, profesor visitante en las universidades más prestigiosas de Europa y escritor, Julián Casanova, recientemente galardonado con el Premio de las Letras Aragonesas.

Son muchos los retos que afronta la sociedad, desde el punto de vista histórico. Para Casanova, no solo es importante que se distribuya mejor la riqueza, sino también la cultura y la educación. "Como profesor de universidad, me gustaría que tuvieran derechos, deberes pero, sobre todo, acceso a una enseñanza mejor y que la gente salga, no solo profesionalmente preparada, sino también formada desde el punto de vista de la educación", afirma. Para el prestigioso profesor, "el valor de la educación no es solo aprender un oficio, sino saber moverse por este mundo no gritando, no insultando y dialogando". "Creo en la educación. Hoy no tenemos analfabetismo, pero tenemos mucha ignorancia voluntaria, gente que no quiere reconocer que el conocimiento está por encima de los sentimientos o las identidades", explica.

Recientemente, Julián Casanova ha sido reconocido como Premio a las Letras Aragonesas 2020, un galardón que ensalza una labor continuada o de especial notoriedad en la Comunidaden los ámbitos de la creación e investigación literarias. "Yo creo que es un reconocimiento a la gente que escribimos y que tenemos un interés por difundir con precisión lo que escribimos, pero no hacemos ficción, sino que lo que hacemos, en mi caso, es análisis e investigación histórica. Estoy muy contento de que este reconocimiento haya llegado a un historiador y a mi labor", reconoce el escritor.

Una nueva era para la difusión histórica

Las herramientas de comunicación que se desarrollan en el espacio digital, suponen un nuevo mundo de posibilidades en la labor de investigación y difusión de conocimientos. "La era digital nos está obligando a cambiar la forma de investigar, de difundir y de enseñar la historia. Y no es que haya que acercarse a las redes sociales porque, si no, es menos atractivo para los jóvenes. Lo que creo es que ahora hay una posibilidad de precisar todo eso a través de muchos más medios", asegura.

Pero Julián Casanova, advierte: "En todo esto, hay muchas ventajas pero también dos problemas. El primero, que hay que enseñarle a la gente a diferenciar la fiabilidad o no de las fuentes, porque muchas veces son anónimas y lo que hace mucha gente es, y entramos en el segundo problema, copiarlas, plagiarlas, no diferenciando". Aún así, insiste en los aspectos mayoritariamente positivos de estas nuevas posibilidades digitales. "Todo lo que sea difundir conferencias, llevarlas a las aulas, precisar los conocimientos, ofrecer la información bibliográfica... Yo creo en eso, lo cual no quiere decir que abandonemos la forma clásica de enseñar", concluye.