DELINCUENCIA

El juez envía a prisión a un joven de 18 años, al que se le imputan hasta 11 delitos en Zaragoza

Se le acusa de haber cometido tres robos con violencia, dos de lesiones, otros dos de hurto, tres de receptación y otro contra la salud pública

ARAGÓN NOTICIAS /
Artículos intervenidos al detenido por once delitos.
icono foto Artículos intervenidos al detenido por once delitos.

El titular del Juzgado de instrucción de guardia de Zaragoza ha decretado prisión provisional para un joven de 18 años, detenido por la Policía Nacional, como presunto autor de once delitos de diversa índole, en los que empleó la violencia. En concreto, se le acusa de tres delitos de robo con violencia, dos de lesiones, otros dos de hurto, tres de receptación y otro contra la salud pública.

Las investigaciones comenzaron el pasado 22 de mayo, a raíz de una denuncia presentada ante el Grupo de Robos con Violencia de la Comisaría Provincial de Zaragoza, por una pareja de jóvenes que había sufrido una agresión y posterior robo, por parte de tres varones, cuando se encontraban en el Parque de Miralbueno, junto a la calle Francisco Rallo Lahoz de Zaragoza. Según la denuncia, los delincuentes se les acercaron de forma agresiva y agredieron al chico con un palo en la cabeza y a ella le propinaron un puñetazo en un ojo, lo que les provocó la pérdida del conocimiento. Luego huyeron rápidamente del lugar, tras sustraerles la mochila y el teléfono móvil.

En el lugar se personó una patrulla de la Policía Local, que, ante la gravedad de las lesiones que presentaban las víctimas, solicitó una ambulancia para su traslado a un centro hospitalario. Los agentes identificaron en un primer momento a tres jóvenes que se encontraban en las inmediaciones, pero luego descartaron su participación tras hacer las comprobaciones oportunas.

Teléfonos móviles, cartera y marihuana

Posteriormente, el Grupo de Robos con violencia concluyó que uno de los presuntos agresores también habría participado en otro suceso ocurrido el pasado 14 de mayo, en el que una persona denunció haber sido agredida, cuando entraba en el portal de su vivienda, por dos varones que le propinaron varias patadas y puñetazos, y le acabaron sustrayendo la cartera y el teléfono móvil. A raíz de esa identificación, los agentes procedieron a la localización y detención del sujeto, al que se le intervino un teléfono móvil que figuraba como sustraído, por lo que se le imputó, además, un delito leve de hurto. 

En el registro de su domicilio, los agentes se incautaron de otros cuatro teléfonos móviles y una tableta, cuya sustracción también había sido denunciada, así como 280 gramos de marihuana. Esto último levantó las sospechas de que en ese lugar se podían estar realizando actividades compatibles con la receptación de delitos en los que, como contraprestación, se estarían entregando cantidades indeterminadas de sustancia estupefaciente, en este caso de marihuana.