GUÍA PARA PADRES

Los pediatras advierten: ante cualquier síntoma de catarro, no hay que llevar a los niños al colegio

La presidenta de la Asociación de Pediatras de Atención Primaria de Aragón, Teresa Cenarro, resuelve las dudas de las familias en la vuelta a las aulas en plena séptima ola de COVID-19

CRISTINA ADÁN /
Uso de mascarilla, ventilación y lavado de manos en las aulas son las herramientas fundamentales para evitar contagios.
icono foto Uso de mascarilla, ventilación y lavado de manos en las aulas son las herramientas fundamentales para evitar contagios.

En plena séptima ola de contagios en Aragón por COVID-19, la inminente vuelta a las aulas, mañana lunes día 10 de enero, puede generar dudas entre los padres: 'Y si mi hijo tiene estornudos, tos o mocos, ¿debo llevarlo al colegio?', '¿sirve de algo hacerle un test de antígenos antes de ir al cole?'... La presidenta de la Asociación de Pediatras de Atención Primaria de Aragón, Teresa Cenarro, responde a estas y otras dudas. Una guía de lectura (casi) obligatoria para los padres.  

Si el niño tiene mocos, ¿lo llevamos al colegio? 

No. Los síntomas que provoca la variante ómicron son los de un catarro leve en los adultos, y en los niños todavía suelen ser más leves. Tal y como está la situación, ante cualquier síntoma, como pueden ser mocos o tos, aunque no se acompañe de fiebre, el niño debe quedarse en casa y no ir al colegio.

Los menores de seis años no tienen que llevar mascarilla obligatoria, pero ¿sería recomendable? 

El mal uso de la mascarilla tampoco es recomendable. En el caso de los muy pequeñines, puede haber peligro incluso de aspiración, que metan hacia adentro la mascarilla. Un profesor no puede estar pendiente de 25 mascarillas, que se las puedan cambiar, que se puedan ensuciar... En principio, creo que no tendría por qué ser obligatorio y eso es lo que han establecido las autoridades sanitarias. Hay colegios que sí que han decidido que a ciertas edades sea obligatorio, pero con el acuerdo de los profesores. La mascarilla, si se usa, hay que usarla bien. Los seis años es la edad establecida para el buen uso de la mascarilla. 

¿Es todavía más necesario evitar que vayan al colegio si tienen síntomas los menores de seis años?  

Sí. Ahora cuatro mocos puede ser la variante ómicron, así que ante cualquier síntoma mínimo catarral, el niño debe quedarse en casa.

¿Y cuántos días tendrían que quedarse en casa los niños?

Hasta que desaparezcan los síntomas. Supongo que las familias que tengan niños con síntomas catarrales o les harán autotest, que es lo que está haciendo muchas familias, o les llevarán al pediatra. Si el síntoma es negativo, esperaría un par de días y si persisten los síntomas, pues volver a repetir el test porque al principio de un proceso con ómicron no siempre es positivo. Si un par de test son negativos, podríamos tener cierta seguridad, pero un solo test negativo no nos asegura que el niño no tenga coronavirus. Habría que ver la evolución y repetir los test. 

Los mayores de seis años, ¿deben cambiar más de una vez de mascarilla mientras están en el colegio? 

La duración de estas depende del tipo de mascarilla que se utilice. Las quirúrgicas tienen una duración de cuatro o cinco horas y las FFP2, siete u ocho horas. En principio, eso es lo más exacto, pero es complicado que los niños cambien de mascarilla. Lo importante es que la lleven, si además, pudieran cambiarla si están más de ocho horas en el colegio, pues perfecto, pero lo importante es que la lleven y la lleven bien puesta. 

¿Es recomendable que utilicen una mascarilla del tipo FFP2 en lugar de una quirúrgica?

La FFP2 protege más ante la variante ómicron y ante cualquier proceso infeccioso, pero lo importante es que el niño lleve la mascarilla con la que esté cómodo y que la lleve bien puesta. 

Mascarilla, ventilación en las aulas... ¿Qué otras cuestiones hay que seguir teniendo en cuenta?  

La ventilación en las aulas es fundamental, pero también el lavado de manos.

Mi hijo no tiene síntomas, ¿sirve de algo hacerle un test de antígenos antes de ir al colegio? 

En principio, los test de antígenos tienen bastante sensibilidad si hay síntomas. En el caso de los asintomáticos, puede estar en el proceso inicial y ser negativo. Los test de antígenos negativos a veces dan una falsa sensación de seguridad pensando que no tienes el coronavirus cuando estás iniciando el proceso. Los positivos sí que te aseguran que lo tienes, pero uno negativo no siempre asegura que no lo tienes. La recomendación actual es hacer test o contactar con el pediatra ante la aparición de síntomas. 

A los padres indecisos con el tema de la vacunación para sus hijos, ¿qué les diría? 

Que ya llevamos en torno a un 35-37% de niños vacunados con la primera dosis sin efectos secundarios y con los beneficios que les va a aportar, además de para su salud individual. Por fortuna, los niños tienen síntomas muy leves, pero tampoco sabes qué niño puede tener alguna susceptibilidad individual que complique el proceso. La vacuna está demostrando que evita las formas graves y, en un futuro, cuando tengan la pauta completa, también evitará cuarentenas. De momento, no tenemos ningún niño con pautas completas. No sé qué decisión final tomarán sobre las cuarentenas de los niños de Infantil, que era algo de lo que estaba en debate.  

Del tema de las cuarentenas en Infantil, ¿cuál es su postura?

Realmente, en el aula se contagian pocos niños, pero no es postura de los pediatras sino de las autoridades sanitarias con todos los datos que tengan de contagio dentro del aula, de gravedad, de incidencia... Son decisiones que deben tomar ellos y los pediatras tenemos que apoyarlas. Es fundamental que se facilite la conciliación laboral y el teletrabajo en el caso de que sea posible, porque si no, va a ser imposible quedarse con los niños en casa. Queda un mes regular, pero confiemos en que luego ya todo vaya mejorando. 

Desde Educación apelan también a la responsabilidad de las familias

Por su parte, también el consejero de Educación del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, en el programa Despierta Aragón de Aragón Radio explicaba el pasado miércoles que hay que apelar a la responsabilidad de las familias para dejar en casa a sus hijos si presentan síntomas compatibles con la COVID-19. El consejero insistió en que los centros educativos "siguen siendo lugares seguros" y admitió que, en ningún momento, se plantearon que la vuelta al cole fuera no presencial y en la fecha prevista. "En el 67% de los casos, el positivo detectado no ha provocado transmisión en el aula y los contactos estrechos no han dado positivo", dijo Faci. El consejero recordó también que los grupos de edad infantil y juvenil no son los que más contagios presentan y que ha sido, precisamente durante las vacaciones, cuando los positivos han aumentado y no durante el desarrollo de las clases.