II GALA DE LA EDIFICACIÓN

Aragón premia a la mejor sostenibilidad, innovación y rehabilitación

Las casas Margarita y Venecia, el Hotel Torre del Marqués, el Proyecto Life Zero Energy Mod, la estación de Canfranc y el arquitecto Pablo Sebastián

ARAGÓN NOTICIAS /
El consejero de Vertebración, José Luis Soro, recoge el premio concedido a la reforma de la estación de Canfranc. (GALA ARAGONESA DE LA EDIFICACIÓN)
icono foto El consejero de Vertebración, José Luis Soro, recoge el premio concedido a la reforma de la estación de Canfranc. (GALA ARAGONESA DE LA EDIFICACIÓN)

El Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Zaragoza ha entregado este viernes sus galardones en la II Gala de la Edificación Aragonesa que ha reunido a 600 asistentes entre los que se han dado cita la la delegada del Gobierno central en Aragón, Rosa Serrano y el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, y, en representación del consistorio zaragozano, los consejeros María Navarro y Víctor Serrano.

Los reconocimientos, tanto de las iniciativas del ámbito público como del privado, han valorado factores como la sostenibilidad, la innovación y la rehabilitación, cuya importancia se ha visto aumentada de manera considerable a raíz de incidencia de la pandemia, hasta el punto de convertirse en necesidades capitales de las ciudades. 

La segunda edición ha contado con 74 proyectos finalistas, un récord de participación para ver reconocidas las seis iniciativas más sobresalientes, así como diversos accésits. El premio mejor proyecto de actuación residencial en Aragón ha recaído en Casa Margarita, de Sebastián Arquitectos, de la que se ha valorado la unión de la modernidad y la tradición para crear un espacio único al amparo de una estructura geométrica clara. 

Como mejor iniciativa de edificación sostenible y/o saludable en Aragón se ha escogido la Casa Venecia, de Arquitecturas Naturales. De ella se ha destacado su apuesta por la economía circular, la reutilización, el uso de materiales ecológicos y sostenibles, el cuidado del aire interior y del usuario. 

El premio a la mejor actuación de rehabilitación de edificios en Aragón ha sido otorgado al Hotel Torre del Marques, de José Miguel Sanz y Fernando de Marcos, para  lo que se ha valorado el esfuerzo en la recuperación de oficios tradicionales en la España despoblada y la apuesta por la descarbonización, la integración de las energías renovables y los materiales de proximidad, además de la enorme calidad del resultado final. 

Un "reto" para el sector 

Otros galardonados han sido el Proyecto Life Zero Energy Mod, de B+Haus, del que se ha destacado la transferibilidad de la actuación a otros entornos y países, así como su capacidad para climatizar el espacio en múltiples condiciones extremas de forma neutra para el medio ambiente. También ha visto reconocida su labor Suelo y Vivienda de Aragón (SVA) por la nueva Estación de Viajeros de Ferrocarril de Canfranc, como mejor iniciativa pública en edificación en Aragón por la función ejemplarizante y social de esta actuación, con criterios de muy bajo consumo de energía y su efecto tractor.

Y, como mejor dirección de ejecución, el COAATZ ha premiado a Pablo Sebastián Franco por su intervención en la obra de construcción de Casa Margarita en Calatayud, de la que se ha valorado la singularidad de la obra, así como el equilibrio entre el respecto a la tradición del aparejo más antiguo típico aragonés con el empleo de las técnicas de dirección de obra más modernas como Lean Construction, BIM o el uso de drones.

Durante su intervención, el presidente del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Zaragoza, Rafael Gracia, ha destacado el "reto" que supone para el sector el haber acelerado la "transformación" de muchas empresas "que todavía no se habían recuperado de la pasada crisis económica" y que han tenido que responder a nuevas demandas de los usuarios, que a raíz del confinamiento, reclaman espacios más versátiles y eficientes dotados de "una mayor calidad del aire". Algo que, a su juicio, "va a marcar un antes y un después".

Por ello ha llamado a crear una "cultura de la rehabilitación", para lograr un parque inmobiliario "más eficiente y saludable", y dar "estabilidad" a un empleo que, espera, se "profesionalice" y no siga sufriendo los acostumbrados "vaivenes cíclicos". Por último, ha valorado lo que considera "momento apasionante" que vive actualmente el sector de la edificación. "Los usuarios comienzan a ser conscientes de las grandes prestaciones que tienen las nuevas viviendas, y las ayudas provenientes de los fondos europeos lo dinamizarán".