DÍA MUNDIAL DEL PAN

Y el 'Oscar' a la mejor hogaza es para... un horno de Calaceite

El establecimiento que regentan los hermanos Luis, Antonio y María Pilar Agut ha obtenido el premio 'Miga de Oro de Aragón 2021'

CRISTINA ADÁN /
Luis Agut, en el centro, junto a sus hermanos, María Pilar y Antonio, en la panadería.
icono foto Luis Agut, en el centro, junto a sus hermanos, María Pilar y Antonio, en la panadería.

Hay quienes nacen con un pan bajo el brazo y esto, en concreto, es lo que le ocurrió en el sentido más literal de la expresión a Luis Agut. Este panadero de 45 años regenta un horno junto a sus dos hermanos, Antonio y María Pilar, en el municipio turolense de Calaceite. Son la tercera generación al frente de este establecimiento, Panadería Agut Colomer, que durante 2021 ha recibido el que podría ser el 'Oscar' de las hogazas, el premio 'Miga de Oro de Aragón 2021'. 

Coincidiendo con el Día Mundial del Pan, que se celebra cada 16 de octubre, Agut explica cuáles son los secretos de uno de los mejores panes de Aragón: "Utilizamos masa madre de cultivo propia, harinas molidas a la piedra, fermentación, reposo y paciencia". Porque para hacer una hogaza o pan de 'lleute' (nombre que le dan a la masa madre utilizada) como el ganador se necesita casi un día entero. Y eso es lo que hace que el resultado sea "un pan con un gusto y un sabor diferente". 

"La panadería la abrió mi abuela Salvadora en la década de los 40, luego estuvo mi madre y ahora, nosotros. Somos la tercera generación al frente del horno", cuenta Luis Agut, que explica que el establecimiento "siempre ha estado en el mismo sitio" y que, aunque han cambiado algunas máquinas en todos estos años, "en el pan, se ha mantenido el sabor de siempre". 

No era la primera vez que Luis y sus hermanos se presentaban a un concurso y, en esta ocasión, se inscribieron a la Ruta del Buen Pan junto a una treintena de panaderos de todo Aragón. El jurado, compuesto por profesionales del sector, seleccionó a los ganadores tras una cata a ciegas donde se valoraron corteza, miga, color, alveolado, sabor, gusto, textura, peso y aspecto exterior del pan. Esta ruta está organizada por la asociación Panàtics, cuyo nombre es el acrónimo de fanáticos y pan, nacida en 2012 con el objetivo de dar a conocer y promocionar a los panaderos artesanos del país. 

La galardonada hogaza cuesta 1,55 euros y pesa medio kilo. Entre sus cualidades, Agut destaca las siguientes: "Este pan aguanta tres días sin cortar en perfecto estado y, si se congela y se consume una semana después, está igual que cuando se saca del horno". Agut, que recibió el premio de manos de Antonio Bueno, en representación de Harinera Tardienta, patrocinador principal del evento, asegura que el galardón ha sido todo un espaldarazo para su trabajo. "Cuando nos dijeron que habíamos ganado, nos hizo muchísima ilusión. Es una forma de reconocer nuestro trabajo. Además, este es como el premio 'Gordo' para el sector", cuenta el artesano del pan. Este reconocimiento, asegura Agut, les ha servido como reclamo tanto para quienes se acercan de visita al pueblo como para los vecinos que todavía no lo habían probado. 

Un día para reconocer un alimento con historia 

Cada 16 de octubre se celebra el Día Mundial del Pan, una fecha marcada en el calendario con la que la Federación Internacional de Panaderos quiere reconocer la historia y el futuro de uno de los alimentos más antiguos de la humanidad. Un alimento que se incluye en la dieta mediterránea y del que Agut, como no podía ser de otra forma, es un gran defensor: "Ningún alimento tiene la capacidad de engordar o adelgazar por sí solo. Engordar puede engordar todo: el pan y el chorizo que le metes dentro, pero el pan es una de las bases de nuestra dieta", cuenta el panadero galardonado. Y está claro que con buenos ingredientes y una elaboración artesana es un producto más que saludable.