COVID-19

Tercera dosis o avance de la inmunización en los países más pobres

Pese a la moratoria reclamada por la OMS, Israel ya la inocula, Francia y Alemania la anuncian para septiembre, el Gobierno español la liga al aval científico y Madrid la pide para los grupos de riesgo

ARAGÓN NOTICIAS /

El repunte generalizado de la pandemia en todo el mundo y la duda que generan el poder transmisor de las nuevas variantes y el mínimo porcentaje de contagio de los ya vacunados, han hecho aflorar las diferencias, tanto de criterio como de intereses propios, que los países albergan sobre cómo proseguir sus campañas de inmunización.

La petición realizada por la OMS para que los países ricos aplazasen hasta por lo menos septiembre la inoculación de los que ya han recibido sus dosis en favor de los países más pobres, muy alejados de unas coberturas mínimas, ha sido ignorada por Alemania y Francia, que ya contemplan un tercer pinchazo. De hecho, Israel ya la aplica a sus ciudadanos. 

El debate, en el que se entremezclan las medidas de autoprotección, las restricciones de libertades y la legalidad, tanto de exigir el certificado de vacunación como de obligar a la propia inmunización, sigue creciendo entre los que ven imprescindible esa tercera dosis, los que reclaman que el mundo científico la prescriba y los que discuten si es mejor aplicar esas nuevas vacunas para seguir avanzando en la protección de los más jóvenes o si es más pertinente dirigirlas al refuerzo de las personas mayores.  

La Comisión Europea delega en cada uno de sus miembros y, en España, el Gobierno central habla por boca de sus ministros, aunque no siempre en la misma dirección. Si la ministra  de Sanidad, Carolina Darias, señaló a finales de julio que "todo apunta" a que sería necesaria, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha defendido este viernes que la pandemia del coronavirus "solo será vencida cuando se extienda la vacunación a todos los países". Y la titular de Ciencia e Innovación, Diana Morant, se ha mostrado categórica en la Cadena Ser, asegurando que no la habrá mientras la comunidad científica no tenga una "evidencia" clara de que resulta necesario. "Una cosa es tener el permiso y otra cosa tener la evidencia científica, que todavía no existe", ha declarado.  

La Comunidad de Madrid, por su parte, insta este viernes a Sanidad a administrar esa tercera dosis a colectivos de alto riesgo, como personas con trasplantes, que reciban tratamientos oncológicos o inmunodeprimidas, pero rechaza un tercer pinchazo para la población general. Por su parte, Murcia planteó el pasado miércoles en el Consejo Interterritorial que el ministerio de Sanidad realice un estudio de inmunidad nacional para determinar la necesidad de esa tercera dosis.

La necesidad de llegar a todos los países

Los expertos apuntan a que la vacunación llegue a todos los países donde aún no se ha generalizado. "Más que la tercera dosis, que es un escenario probable que no podemos descartar, lo que me preocupa es que siga habiendo muchos países que desgraciadamente no pueden vacunar a sus ciudadanos por sus condiciones de desarrollo", argumenta Amós García, presidente de la Asociación Española de Vacunología. 

Porque, más allá de la solidaridad entre naciones y más allá del interés propio de cada país por aumentar la protección de sus ciudadanos, el carácter global de la pandemia y la inevitable -porque tampoco se prohíbe- movilidad entre países, hace que dejar a una serie de países por debajo del diez por ciento de inmunización sea el mejor caldo de cultivo para que sigan generándose nuevas variantes del coronavirus. 

"Una pandemia no la solucionamos solo en España, en Francia, en Estados Unidos, sino que la tenemos que solucionar a nivel mundial, tiene que haber la posibilidad de intervención con vacunas en Burkina Faso, Guinea, Uganda, etc.", defiende.