MOVILIDAD

Zaragoza se queda momentáneamente sin servicio de motos compartidas

Hoy deja de operar Acciona, la única empresa que prestaba el servicio, a la espera de que se desplieguen las dos nuevas adjudicatarias

ARAGÓN NOTICIAS /
Motos de uso compartido de Acciona en Zaragoza.
icono foto Motos de uso compartido de Acciona en Zaragoza.

Zaragoza se queda por ahora sin servicio de motocicletas eléctricas compartidas desde este domingo, después de que la empresa Acciona haya comunicado a sus usuarios que el 8 de agosto será el último que opere en la ciudad. Hace ahora una semana, se adjudicaron los nuevos contratos a las empresas Reby y Movo, que en los próximos seis meses deberá desplegar 450 nuevos vehículos cada uno. De momento, ninguna de las dos empresas ha anunciado que vaya a poner en marcha el servicio a corto plazo. Acciona se retira de Zaragoza por la caída drástica de usuarios provocada tras el confinamiento, tal y como han indicado fuentes de la empresa a Aragón Noticias. El 22 de abril ya había cesado la otra empresa que operaba en la ciudad, Muving, por el mismo motivo.

Así pues, con la salida de Acciona, la ciudad dejará de contar con este servicio hasta que se desplieguen las dos nuevas empresas, cuyos contratos fueron adjudicados el pasado día 30. Desde Reby, que ha sido también uno de los adjudicatarios el servicio de bicicletas compartidas en Zaragoza, fuentes consultadas por Aragón Noticias aseguran que quedan "flecos administrativos" con el Ayuntamiento de Zaragoza para poder empezar a operar y no han dado una fecha concreta más allá de los seis meses de plazo que tienen por contrato. Desde Movo, mientras, no ha sido posible obtener información directamente de la empresa, aunque por ahora, su página web no anuncia todavía su introducción en Zaragoza.

Según el nuevo contrato, las adjudicatarias deberán desplegar en ese plazo de seis meses un un número mínimo que asignará el Consistorio para atender suficientemente la demanda hasta completar el máximo de 450 adjudicadas a cada una. Además de tener una flota activa, deberán tener vehículos de reserva suficientes para atender averías o incidencias, así como un servicio diurno para resolver incidencias, recoger vehículos averiados o reubicar los que estén mal estacionados, entre otros. El contrato tendrá una vigencia de tres años, ampliable a uno más por acuerdo mutuo entre las partes.