EMPLEABILIDAD

Cuando la formación casi asegura encontrar un empleo

La FP sigue ganando terreno y en Aragón apunta a un nuevo récord de alumnos matriculados

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Jorge Palma, graduado superior de FP en producción mecanizada.

Todavía queda mucho camino por recorrer, pero parece que la Formación Profesional en España comienza a levantar el vuelo, tras décadas orillada en detrimento de las enseñanzas universitarias. Al menos, esa es la sensación que transmiten tanto la cifra récord de más de 26.000 alumnos matriculados el curso pasado en Aragón como el propósito que persigue el Ministerio de Educación de Pilar Alegría, que se propone crear 200.000 nuevas plazas dentro del plan de modernización de estos estudios.

El principal atractivo de esta formación para los jóvenes es su rápido acceso al mercado laboral, ayuno de personal cualificado en diversas áreas desde hace lustros, y que ahora esperan cubrir sus necesidades con las futuras hornadas. Una utilidad que nunca perdieron las enseñanzas personalizadas, pese a ser denostadas durante generaciones por muchas familias que, en no pocos casos, veían un desdoro no poseer un título universitario. 

Pero las sucesivas crisis económicas, y una brecha cada vez mayor entre el mundo académico y el mercado laboral, han ido llenando las listas de desempleo de universitarios que, en muchos casos, encuentran un trabajo en teoría por debajo de su cualificación. Una anomalía que también se refleja en las grandes cifras: En España, el 12% de los jóvenes están matriculados en un grado de FP, según datos del INE, frente al 25% que registra la UE y el 29% de la OCDE. 

Frente a la frustración que esta situación provoca entre quienes dedican varios años de su vida a superar un grado universitario, y luego no encuentran un trabajo acorde a sus expectativas, la FP sigue siendo una de las puertas de acceso al mercado laboral con mejores resultados. En Aragón, el 85% del alumnado que terminó sus estudios en junio de 2019 encontró empleo antes de seis meses. Un porcentaje que asciende hasta el 90% en los grados medios y superiores.

Hacia un nuevo récord de matriculados

Cifras como estas hacen que cada vez más jóvenes opten por este tipo de formación. Para el próximo curso se han recibido ya en Aragón más de 20.000 solicitudes, son 2.000 más que el año pasado a estas mismas alturas. En cuanto a las plazas ofertadas, los 102 centros aragoneses ofrecen más de 14.000, de las que la mayoría ya han sido adjudicadas. Eso sí, los próximos 7 y 8 de septiembre quienes lo deseen podrán optar a algunas de las que han quedado vacantes. El curso estrenará, además, 19 nuevos ciclos, que se suman a los 130 existentes. En Aragón, entre las ramas más demandadas las relativas a Sanidad o a Informática, y cobran cada vez más interés las Urgencias Sanitarias o la Gestión Forestal. 

"El que se dedica a formación profesional yo creo que es muy raro que no encuentre un puesto de trabajo. Por lo menos si es bueno como profesional. Si es válido, tiene un puesto de trabajo prácticamente garantizado". Una certeza que traslada de forma categórica  el propietario de una empresa que fabrica moldes para la automoción. En ella trabaja Jorge Palma, un graduado superior de Formación Profesional en producción mecanizada que agradece la buena conexión entre la teoría y la práctica real. "Mi trayectoria laboral consiste en esta empresa. Aquí hice las prácticas y una cosa muy buena es que enseguida te ponen en contacto con la empresa y, gracias a eso, aquí sigo", comenta. También ofrece un testimonio favorable Eduardo Quevedo, empleado de Moldes Cereza: "Lo recomendaría porque a mí, hasta ahora, no me ha faltado trabajo y siempre lo he podido encontrar".

Al alto grado de empleabilidad se suman el horizonte de mejora que plantea dentro de una empresa y la posibilidad incluso de emprender de forma autónoma. Es el caso de Javier Royo, propietario de la empresa JRC Instalaciones. Estudió un grado superior en la rama de electricidad y hace tres años ha creado su propia empresa contratando a dos personas más. "La verdad es que no me puedo quejar porque empecé yo solo y, poco a poco, hemos ido creciendo y pese a la pandemia no me ha faltado el trabajo", asegura.   

El filón del termalismo 

Aragón pone en marcha a partir de este próximo mes de septiembre 19 nuevos grados de formación profesional y uno de ellos, el dedicado al termalismo, tendrá como sede Calatayud, en cuya comarca se localizan los seis balnearios con los que cuenta la provincia de Zaragoza. 

El sector busca personal formado en técnicas de agua, termalismo, hidrostática y, sobre todo, actividades de acondicionamiento físico. Materias que cubrirá un grado que contribuirá a profesionalizar aún más el sector, fomentar el empleo y la vertebración del territorio en un momento de recuperación en el que los diez centros termales de la Comunidad (tras la última reincorporación del balneario de Sicilia, en Jaraba) ya han retomado su actividad con altas ocupaciones cercanas al 90%, que se confía se mantengan hasta final de año en una media cercana al 85% gracias al regreso de los viajes del Imserso. 

Vídeos

Vídeos