RIADA

Los próximos municipios afectados agradecen la "coordinación" y "reacción temprana"

Los alcaldes de Torres de Berrellén, Alagón y Utebo confían en que las medidas adoptadas eviten contribuyan a minimizar los daños ocasionados por la avenida

ARAGÓN NOTICIAS /
Los responsables políticos a su llegada al consistorio de Alagón. / Gobierno de Aragón
icono foto Los responsables políticos a su llegada al consistorio de Alagón. / Gobierno de Aragón

De la reunión del Gobierno de Aragón con los alcaldes de Torres de Berrellén, Utebo, Alagón, Sobradiel y Zaragoza, las próximas localidades que se van a ver afectadas por el caudal máximo de la crecida extraordinaria del Ebro, ha salido una sensación de alivio por la coordinación de los distintos operativos y la alerta temprana, las medidas adoptadas con tiempo, favorecidas eso sí por la inusual lentitud en el avance de la avenida, y las obras acometidas en los últimos años para proteger los cascos urbanos. 

No así los campos de cultivo y las infraestructuras que el agua desatada ha ido cubriendo a su paso, aunque, como ha remarcado nuevamente la delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, la prioridad era garantizar la seguridad de las poblaciones ribereñas. 

"Hemos salvado lo más importante, el casco urbano de las localidades por donde el peligro mayor ya ha pasado y tenemos que seguir trabajando en la mima línea y con los mismos recursos", ha señalado la representante del Ejecutivo central en la Comunidad.   

Por su parte, la alcaldesa de Torres de Berrellén, Mercedes Trébol, ha trasladado el clima de “expectación” que se vive este lunes en su pueblo ante el paso del caudal máximo, aunque ha mostrado su confianza en las actuaciones “bastante importantes” llevadas a cabo por la CHE en los últimos años. 

Unas obras que, según ha defendido, en línea con la postura del presidente Lambán y de la delegada del Gobierno en la Comunidad, Rosa Serrano, han salvado los cascos urbanos de las localidades ribereñas. “Lo que nos importa es la vida humana y que los pueblos de la ribera sigamos teniendo vida”, ha señalado.  

 Por su parte, Pascual Embid, alcalde de Alagón ha agradecido la rapidez de reacción del Gobierno de Aragón y la colaboración tanto del personal voluntario como de la UME. “Se han anticipado y todos estamos pendientes, colaborando y deseando que esto pase pronto y sin ninguna desgracia”, ha deseado. 

El regidor del municipio zaragozano ha descartado problemas en el casco urbano por encontrarse este a tres kilómetros del cauce del río, aunque sí ha apuntado que afectará a los campos recién sembrados. “Tendrán que volver a sembrar, pero seguro que los gobiernos de España y Aragón hacen frente a los desperfectos”, ha confiado. 

La alcaldesa de Utebo, Gema Gutiérrez, también ha coincidido en alabar la coordinación entre administraciones, lo que les permite afrontar con “mucha tranquilidad” las horas de paso del caudal máximo. “Hemos tenido mucho tiempo de preparación gracias a la buenísima coordinación entre municipios y entidades que nos ayudan, el Gobierno de Aragón y el 112 cuando en otras ocasiones tuvimos que afrontarlo en 24 horas. 

Una previsión que les ha permitido prever y preparar las zonas que, por la experiencia de anteriores crecidas, podían presentar dificultades. “En Utebo tenemos todo previsto y tenemos la sensación de que todo va a funcionar, pero estamos a la expectativa de cómo se comporta el río, porque nunca se sabe”, ha declarado. 

Vídeos

Vídeos