AVANCE SOCIAL

40 años de la primera Ley del Divorcio de la democracia

En 1981 se aprobó en España la Ley del Divorcio. Un paso que permitió avanzar en los derechos de la mujer. En los últimos 20 años ha habido más de 40.000 divorcios en Aragón. Para Gloria Labarta, abogada de los primeros casos, "supuso una revolución"

ARAGÓN NOTICIAS /
La ley del divorcio cumple 40 años. (EP)
icono foto La ley del divorcio cumple 40 años. (EP)

Se cumplen este martes 40 años de la aprobación por parte de las Cortes Generales de la primera Ley del Divorcio de la democracia. La tarde del 22 de junio de 1981 sus señorías daban luz verde en el Congreso de los Diputados a una norma encaminada a avanzar en la igualdad entre hombre y mujeres y, sobre todo, en los derechos de la mujer. 

En este tiempo en el que la ley ha estado en vigor se han registrado en España casi tres millones de rupturas matrimoniales, entre divorcios y separaciones, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Instituto Nacional de Estadística (INE). La cifra de divorcios se ha incrementado año tras año, especialmente en las últimas dos décadas. Entre 2002 y 2019 se han producido 1,9 millones de divorcios en todo el territorio nacional, más de 40.000 en Aragón. 

        

En 2006 se alcanzó un cifra récord, con 126.000 divorcios, casi 3.000 en Aragón. Y en el primer trimestre de 2021, se han contabilizado 642 divorcios en la comunidad aragonesa. Los divorcios consensuados han aumentado un 11,2%, mientras que los divorcios no consensuados también aumentan, pero en una cifra inferior, un 6,7%. Cuantitativamente, el mayor número de divorcios consensuados se produjo en la provincia de Zaragoza, con un total de 320. Huesca contabilizó 70 y Teruel, 28. Por lo que a divorcios no consensuados se refiere, igualmente fueron los juzgados de Zaragoza los que registraron en total 142 expedientes, en Huesca 58 y en Teruel 24. 

La ley marcó un hito: "La decisión de divorciarse salía de las mujeres"

La ley supuso un gran cambio para la sociedad de entonces. Así lo recuerda la abogada Gloria Labarta, que llevó los primeros casos en Aragón. "Fue un grandísimo avance, la ley más esperada de la democracia, una revolución en todos los ámbitos, que traspasó los códigos laborales y civiles", asegura. Sin embargo, los inicios no fueron sencillos. Destaca esta abogada que "una de las condiciones para divorciarse era que tenían que haber transcurrido cinco años sin contacto entre la pareja, o dos años de separación consensuada, como una manera de decir, !Piénsalo bien antes de tomar la decisión!", añade. 

Gloria Labarta, abogada de los primeros divorcios en Aragón: "Fue un grandísimo avance, la ley más esperada de la democracia, una revolución en todos los ámbitos."

Esta experta destaca cómo eran las mujeres las que al principio llevaban la iniciativa del divorcio: "Los hombres podían llevar una doble vida, pero ellas no. Por eso la decisión de divorciarse salía de ellas."

Al principio "se trataba de un paripé"

Es el caso de la zaragozana Gloria de Diego, que pidió divorciarse de su exmarido el mismo año en que salió la ley. No lo consiguió hasta febrero de 1984, ya que "había que demostrar que llevabas dos años separada, para no ser denunciada por abandono del hogar", aunque afirma que "el que abandonó el hogar fue él." Define el proceso entonces como complicado y cree que "se trataba de un paripé", y pone un ejemplo: "Firmamos un documento con el abogado para demostrar que llevábamos dos años sin vivir juntos. El abogado lo arrugó para que pareciera viejo". 

Gloria de Diego, divorciada hace 30 años: "Había que demostrar que llevabas dos años separada, para no ser denunciada por abandono del hogar"

Gloria resalta que el trámite fue "muy decepcionante", y considera que la ley no le amparaba. No denunció nunca a su marido, aunque se arrepiente, ya que no le pasó ninguna pensión. Como destaca, "la ley establecía que había que demostrar que él tenía trabajo, pero llegó a demostrarlo". Afirma que el proceso supuso para ella un trauma, ya que era muy religiosa, pero se recuperó y fue "muy feliz". Se muestra contenta, porque "ahora es más fácil, las mujeres tienen muchos más derechos que entonces" y ve que es un trámite "más serio".