CONTRA EL TRABAJO INFANTIL

160 millones de niños trabajan en todo el mundo

Según Unicef y la Organización Internacional para el Trabajo, nueve millones de menores están en riesgo de salir de las aulas e incorporarse al mercado laboral debido a la pandemia

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Dos niños realizan labores en el campo.

Este sábado es el Día contra el Trabajo Infantil, una lacra social que afecta a 160 millones de niños en todo el mundo. Esta cifra podría aumentar en nueve millones debido a la crisis sanitaria y económica, según un estudio de la Organización Internacional para el Trabajo y Unicef.

La COVID-19 ha favorecido, en particular, el trabajo infantil peligroso, especialmente en América Latina y El Caribe, alerta la ONU. Por esta razón la institución ha declarado el 2021 como el Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil. Lejos queda el objetivo de erradicarlo en el año 2025, por eso según el secretario de Estado para la Agenda 2030, Enrique Santiago "este reconocimiento es una oportunidad para renovar los compromisos y alianzas para acabar con esta situación".

Es el primer aumento en 20 años

El trabajo infantil ha aumentado por primera vez en 20 años. Los mayores aumentos de casos se registran entre niños de 5 a 11 años y suponen más de la mitad de la cifra total de menores. Por sectores, el 70 por ciento de los niños trabajan en tareas agrícolas, el 20 % en servicios y el 10 % en el sector industrial.

Según el director de la Oficina de la OIT para España, Joaquín Nieto, si no se toman las medidas adecuadas de forma acelerada, dentro de cuatro años habrá unos 140 millones de niños trabajando".

En España no es un problema muy grande

Según Santiago "en España es una situación casi inexistente", pero hay que "estar atentos para evitar que, sobre todo, el marco creado de políticas migratorias incapaces de abordar integral y debidamente esta realidad, haga que este problema comience a extenderse".

En relación con la llegada de niños migrantes que están solos, Santiago ha destacado que "la trata y la explotación de menores en sus distintas facetas en países europeos están muy vinculados a problemas de regulación de las políticas migratorias".