El torreón de las encantadas de Sabiñán y su leyenda, en ‘Un lugar para quedarme’

Un enebro catalogado como árbol singular domina la vista de esta localidad en la que los olivos y los árboles frutales alternan con los clavicémbalos

La localidad de Sabiñán, en la comunidad de Calatayud, recibe este miércoles al programa ‘Un lugar para quedarme’ (21:35 horas). Los campos frutales en flor y su posterior envasado llevan al presentador Javier Zapater a conocer a Tarsicio y a su hijo Juan Luis, con quienes aprende un poco del pasado viverista de la zona.

De tradición y leyendas va la historia del torreón de las encantadas. Un lugar que, junto al famoso enebro de Sabiñán, es especial y muy importante para los miembros de la asociación Sabinius Sabinianus.

Importante ha sido el pueblo de Sabiñán para Titus, un holandés que fijó allí su residencia desde donde construye clavicémbalos que exporta a todo el mundo.

Quienes descubrieron la vida rural y su escuela fueron Juan, director del CRA El enebro, que ya lleva una década en la localidad, y maestros como David y Miguel, que hacen partícipe a Javier de sus clases de educación física con los alumnos.

Silvia, en cambio, dejó Madrid por Sabiñán, donde ha podido cultivar su pasión por los caballos junto a su familia, mientras que Juan Pablo aprovechó la oportunidad de regentar un bar y quedarse en su pueblo, deleitando a sus vecinos con jamón recién cortado.

Javier también conoce a Samuel, un confitero que elabora los dulces que conquistan a los vecinos, junto a su mujer, Elis, y unos pequeños ayudantes muy especiales. Javier se une ellos para ayudar en el horno.

Además, el presentador aprende a poner rulos con Elisa, la peluquera, cuyo establecimiento brilla por el buen servicio y su buen ambiente.

'Un lugar para quedarme’, este miércoles a las 21:35 horas, en Aragón TV.

Galería fotográfica