DE BODA

“Me volvería a casar de la misma manera, aunque no hubiera pandemia”

Olga Mur y Ángel Velasco se han casado en Zaragoza asumiendo las restricciones frente a la COVID-19. En 2020, en el Ayuntamiento se celebraron la mitad de bodas que el año anterior

ARAGÓN NOTICIAS /
Olga Mur y Ángel Velasco el día de su boda.
icono foto Olga Mur y Ángel Velasco el día de su boda.

Las restricciones para hacer frente a la COVID-19 no han frenado a Olga Mur y Ángel Velasco. El pasado 20 de marzo sellaron su amor en la iglesia de San Fernando de Zaragoza, aunque con una boda muy diferente a la que inicialmente habían imaginado. La celebración fue más emocional que festiva. Y con la perspectiva que ofrece el tiempo, Olga lo tiene claro: “Me volvería a casar de la misma manera, aunque no hubiera pandemia”.

La decisión de continuar adelante con el casamiento es casi una excepción. Durante el año de la pandemia, en el Ayuntamiento de Zaragoza se redujeron a más de la mitad -un 52%- el número de bodas civiles celebradas con respecto a 2019, una diferencia que aún es mayor -del 65%- si se comparan con los matrimonios de 2018, que han pasado de 210 a 75.

Ángel se arrodilló ante Olga en diciembre de 2019. “No podía imaginar que iba a venir una pandemia y, sobre todo, que iba a durar tanto”, cuenta el recién casado. Sin embargo, faltaban tan solo tres meses para que se decretara el confinamiento domiciliario del país y para que las reuniones familiares quedaran limitadas en número y distancia.

"Te queda esa rabia de saber que es un día especial y que ellos no pueden estar con nosotros"

Finalmente, al enlace de la pareja no pudo asistir toda la familia por parte de ambos padres por vivir fuera de Aragón, tampoco la parte de la familia que reside en Barcelona y Valladolid. “Fue una boda matriarcal por necesidad. Te queda esa rabia de saber que es un día especial y que ellos no pueden estar con nosotros", confiesan.

"El amor no tiene cura, pero es la única cura para todos los males", dijo el ya fallecido cantautor y poeta Leonard Cohen. Durante los primeros meses de pandemia -del 16 de marzo al 5 de junio de 2020- el Ayuntamiento de Zaragoza tenía previstos 30 casamientos y todos ellos fueron aplazados. Sin embargo, para Olga y Ángel, que desde el principio querían una ceremonia íntima, la pandemia les ha permitido celebrar la boda que deseaban “sin dar explicaciones” y al calor de los más allegados: “Yo soy una persona tímida y el tema del baile, de ser el protagonista, lo llevo muy mal. Que haya menos invitados y todos de confianza ha hecho que me sintiera más cómodo y no tuviera vergüenza", reconoce Ángel.

La ilusión de una boda es única. En este caso, los recién casados agradecen el trato recibido por todos los establecimientos a los que han acudido: floristería, maquillaje, restauración, etcétera. “Nos han dado un trato inmejorable, compartían la ilusión con nosotros”, cuentan. La COVID-19 ha arrebatado las celebraciones y la pareja percibía entre los trabajadores de su boda las ganas de salir de la rutina: “En la peluquería, por ejemplo, ahora siempre hacen los cortes típicos del día a día, creo que también deseaban hacer algo diferente”.

Destinos para la luna de miel: viajes fuera de España 

Maldivas, Punta Cana, México y Costa Rica son los destinos favoritos de los aragoneses durante la luna de miel. Al menos, estos son los que más se venden en la agencia de viajes Mundo Actur. La directora Elisa Molina observa que las parejas en los meses de marzo y abril “optan sobre todo por Caribe, y a partir de mayo, cuando supuestamente acaba el Estado de Alarma, optan por safaris en Kenia o Tanzania”.

La situación en la agencia es “insostenible”, cuenta Molina, indignada de poder ofrecer viajes fuera de España pero no en el interior del país. “Lo que hacemos sobre todo es informar de cara a cuando todo mejore. La mayoría de las parejas están esperando. Tenemos viajes de boda cancelados por tercera y cuarta vez".

Con la pandemia, a los viajes se suman los ‘seguros anti-COVID-19’, que cubren los posibles gastos de asistencia médica y anulación de viaje causados por el virus. “No son obligatorios, pero todo el mundo los reserva”, explica la directora de Mundo Actur. Además, también es frecuente la contratación de seguros añadidos que cubren los confinamientos perimetrales o cualquier otro contratiempo que pueda surgir.

Vídeos

Vídeos