EN LA A-23

Investigan a un taxista ebrio que llevaba pacientes oncológicos

Fue interceptado por la Guardia Civil en la A23, a la altura de Muel. En la prueba de alcoholemia arrojó una tasa de 0,59mg/litro, la permitida es de 0,15mg/litro

ARAGÓN NOTICIAS /
Una patrulla de la Guardia Civil intercepta al conductor de un taxi
icono foto Una patrulla de la Guardia Civil intercepta al conductor de un taxi

La Guardia Civil investiga a un taxista que transportaba a pacientes oncológicos desde Teruel a un hospital de Zaragoza, y que arrojó una tasa de alcoholemia que casi cuadruplica la permitida para profesionales.

El pasado 20 de febrero,  sobre las cinco menos diez de la tarde, la sala de emergencias de la Guardia Civil de Zaragoza recibió una llamada del pasajero de un taxi que se encontraba realizando un trayecto de Teruel a Zaragoza para recibir tratamiento oncológico, en un centro hospitalario de la capital aragonesa. En la llamada alertaba de que el conductor del vehículo conducía de manera negligente y anómala.

La centralita dio aviso inmediatamente a la patrulla del Destacamento de Tráfico de Cariñena, que localizó el taxi cuando circulaba por la A-23, a la altura del término municipal de Longares. Los agentes comprobaron la conducción anómala del taxista y procedieron a interceptar el vehículo en Muel.

Una vez identificado el conductor, se le practicó la prueba de alcoholemia, en la que arrojó una tasa de alcohol de 0,59 mg/litro, que casi cuadruplicaba la tasa permitida para conductores profesionales de 0,15 mg/l.

Por tales hechos, el conductor, un varón de 56 años con domicilio en la provincia de Teruel, está siendo investigado por un delito contra la seguridad vial, por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas de un conductor profesional, y también por conducción negligente

Los pasajeros, el paciente y un familiar que lo acompañaba al hospital, pudieron continuar su trayecto hasta el centro médico en un taxi de Cariñena.

Guardado en...

GuardiaCivil taxi alcohol cáncer