DESDE SIÉTAMO

El último tramo de la A-22 entre Huesca y Lérida estará listo en 2022

La demora se debe a un sobrecoste de 4,5 millones de euros que encarece el proyecto hasta los 51,3 millones de euros

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Imágenes de las obras que afectan a la autovía A-22

Un sobrecoste de 4,5 millones de euros va a retrasar hasta noviembre de 2022 el último tramo de la autovía A-22, que comunica Huesca y Lérida. Esta modificación, que encarece el proyecto inicial hasta los 51,3 millones de euros (un 10% más de lo previsto), va a servir para expropiar nuevas parcelas, solucionar problemas detectados en su construcción y reponer algunos servicios afectados por el paso de la autovía.

En total, son casi 14 kilómetros de una vía de gran capacidad cuyas obras, inicialmente, finalizaban en agosto de 2021. Ahora, tras la modificación del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, se van a expropiar 70 nuevas parcelas para reponer las líneas eléctricas que afectan al trazado de la autovía.

Uno de los puntos más afectados es el acceso a la capital altoaragonesa en la N-240, por donde circulan cada día 11.000 vehículos. Un volumen de tráfico que frena, fundamentalmente, el transporte pesado que circula por este corredor que une el Cantábrico con el Mediterráneo.

Desde Siétamo son 8 kilómetros de nueva autovía. El resto, hasta la conexión con la A-23 que conecta con Jaca o Zaragoza, será un tramo desdoblado de la Nacional 240.