VERANO

Rebajas 2021: ya no son lo que eran

Los expertos prevén una temporada de descuentos con menor afluencia que otras temporadas, debido al incremento de la venta 'online' y las constantes ofertas a lo largo de todo el año

RAQUEL PLOU /
Este 2021 las compras en tiendas físicas no serán igual que años atrás.
icono foto Este 2021 las compras en tiendas físicas no serán igual que años atrás.

Llega el verano y, como cada año, comienza el periodo de rebajas. Pero ya no son lo que eran. En Aragón está previsto que dure del 1 de julio al 1 de septiembre, aunque algunas tiendas se han adelantado y ya ofrecen productos rebajados desde hace días. Cada vez es más común encontrar ofertas en cualquier época del año, campañas como el Black Friday o el Amazon Prime Day o incluso outlets repartidos por la ciudad, por lo que las temporadas de descuentos tradicionales -una al comienzo del verano (primavera-verano) y otra en Navidad (otoño-invierno)- no llaman la atención de los consumidores como lo hacían años atrás. 

Liberalización de la normativa

Este cambio de tendencia se produjo en 2012, con la aprobación del Real Decreto-ley 20/2012, que liberalizó la normativa de las rebajas y ahora son los comerciantes los que pueden decidir, bajo su propio criterio, cuándo empiezan y terminan, así como la época del año en la que prefieren hacerlas. Eso sí, cada comunidad autónoma puede establecer una serie de límites en este asunto. Es el caso de Cataluña o Galicia, que sí fijan las fechas para estos periodos.

En Aragón, la Ley 4/2015, de 25 de marzo, de Comercio de Aragón mantiene esa carta blanca a los comercios, pero ordena que los productos en rebajas no pueden tener merma de calidad, tiene que figurar de manera clara el precio rebajado y hay que comunicar la duración del tiempo de la rebaja al consumidor en el establecimiento. Además, aquellos productos rebajados deberán haber estado incluidos con anterioridad en la oferta habitual de la tienda y tampoco se puede cambiar su condición de venta. Es decir, si, por ejemplo, antes de que un producto estuviera rebajado, incluía el precio del arreglo, también tiene que hacerlo en rebajas.

“Con esta liberalización, se han generalizado las rebajas y se han desvirtuado, porque han desorientado al consumidor, ya que pueden aparecer en momentos del año diferentes a los que eran anteriormente”, confirma Vicente Gracia, secretario general de la Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de Zaragoza y Provincia (ECOS).

Desde la Unión de Consumidores de Aragón (UCA), también consideran que “las rebajas estaban muy vinculadas al concepto de temporada. Y en cada temporada, una moda, por lo que las tiendas tenían que vender sus productos cuanto antes”, pero ahora, “ese modelo ha desaparecido y hoy en día la gente se ha acostumbrado a tiendas con bajo coste y descuentos todo el año. A lo bonito y barato. Y eso ha llegado para quedarse”, explica su presidente, José Ángel Oliván. Otro punto que destaca el sociólogo Juan Delgado es que “las rebajas venían inicialmente de la pagas extra que se cobraban en diciembre y en verano, para animar a la gente a comprar. Pero esto de las pagas extra ahora es casi ciencia ficción”.

Por lo tanto, esta situación crea cierta confusión en el consumidor, que no entiende la diferencia entre las rebajas y una promoción que te puedan hacer en cualquier momento. Sin embargo, Gracia apunta: “Son diferentes conceptos. Una cosa son las campañas de promoción que se pueden realizar en cualquier época del año y limitadas a una serie de artículos. Por otra parte, está el concepto rebajas, que nacieron para darle vida al stock que quedaba en las tiendas al finalizar las dos temporadas del año”.

¿Cómo se van a comportar los consumidores frente a este cambio de tendencia?

La gente tiene muchas ganas de pisar tierra, de salir e ir a tiendas y se espera una temporada con mucha venta física y presencial”, comenta el presidente de la UCA. El sociólogo Juan Delgado coincide en que “desde el punto de vista cultural, las rebajas siguen siendo un referente, por lo que sí que se notará mayor afluencia en las tiendas, pero nada en comparación a como fue, por ejemplo, en 2019”; también cree que, aunque “la pandemia no ha ayudado, esto ya venía de antes”. Además, apunta que, al subir el precio de la electricidad o de la gasolina, hay familias que están "económicamente apuradas", por lo que, “el gasto irá más destinado a todo lo que tiene que ver con ocio, disfrute y vacaciones, que al comercio puro y duro”.

Por otro lado, el auge de las compras por internet también influirá en el número de personas que acudan a las rebajas. Según explica Gracia: “El comercio ha estado sometido a limitaciones de aforo y horarios, y eso ha resultado también en que haya descendido el consumo en tienda. La pandemia ha supuesto una tremenda aceleración de la venta online. Hemos avanzado cinco años en tan solo unos meses y eso ha supuesto un esfuerzo para el pequeño comercio en digitalización, para poder estar presentes en las tiendas online, incorporando nuevas tecnologías que ayuden a la gestión del establecimiento, la información al consumidor y generen nuevas experiencias. También a través de las redes sociales”.

Aunque los expertos coinciden en que las rebajas, tal y como las conocimos, “ya no tienen razón de ser” y a pesar de que todavía hay que seguir una serie de medidas sanitarias en los diferentes establecimientos, la Unión de Consumidores de Aragón recomienda aplicar el sentido común para todos aquellos que sigan adquiriendo productos de una forma compulsiva y comprar solo aquello que realmente necesiten. “Al final, la cosa más cara es la que no se usa”, concluyen.