La tercera versión de 'Apocalypse Now', cuarenta años después

La cinta de Coppola regresa a los cines restaurada y media hora más larga que la original. Una historia de egos, drogas y locura delante y detrás de las cámaras, porque su rodaje estuvo plagado de imprevistos inimaginables

ARAGÓN CULTURA /
Rodaje de 'Apocalypse Now' (1976)
icono foto Rodaje de 'Apocalypse Now' (1976)

"Me gusta el olor a Napalm por la mañana". Han pasado cuatro décadas de esta frase que tecleó John Millius y llevó a la gran pantalla Francis Ford Coppola. Basada en la novela ‘El corazón de las tinieblas’ de Joseph Conrad, la película ‘Apocalypse Now’, estrenada en 1979, sigue la historia del Capitán Benjamin Willard, interpretado por Martin Sheen en su misión de encontrar y aniquilar al Coronel Kurtz, encarnado por Marlon Brando. Un viaje al fin del mundo y del alma humana que forma parte de la historia del séptimo arte.

Millius y Coppola cambiaron el África colonial del texto original de Conrad por la jungla vietnamita para contar una historia que, a día de hoy, cada espectador interpreta de una forma distinta. Ha sido definida como una alegoría, una comedia e incluso una historia de terror psicológico. Muchos comparan el visionado de sus escenas con la experiencia de contemplar un cuadro. Su estreno en Cannes se saldó con la Palma de Oro y numerosos elogios. El comienzo de un recorrido por algunos de los premios más importantes del séptimo arte, como los Globos de Oro o los Oscar.

La de Coppola iba a ser la primera película de la historia sobre la Guerra de Vietnam, pero justo un año antes se estrenó ‘El Cazador’ de Michael Cimino. Ganador de un Oscar a Mejor Director que, precisamente, recibió de manos de Francis Ford Coppola. Pero esa es otra historia, como las que envuelven a esta referencia cinematográfica cuyo rodaje no fue menos truculento que la peripecia de su protagonista. Todo lo que podía salir mal, salió peor. Una odisea delante y detrás de las cámaras que bien merece otra película…

El rodaje

La intrahistoria de esta película comenzó una década antes de su estreno original. Conseguir el apoyo de los estudios de Hollywood para rodar una película sobre la Guerra de Vietnam cuando una de las derrotas estadounidenses más controvertidas de su historia todavía estaba fresca, no fue fácil. Coppola hipotecó buena parte de su fortuna y propiedades y los beneficios que aún le reportaba ‘El Padrino’.

El rodaje comenzó el 20 de marzo de 1976 en un bosque tropical de las islas Filipinas. Estaba previsto que durase tan solo 16 semanas, pero acabó durando 15 meses y 250 horas de celuloide. Se eligió esta localización por la similitud de sus junglas con las vietnamitas y porque el gobernador del momento permitió el bombardeo de hectáreas de jungla con napalm, a cambio de unos cuantos miles de dólares diarios. Incluso prestó los helicópteros de su ejército y personal para las escenas que, con las cámaras rodando, tenían que ausentarse para combatir en un conflicto civil que Filipinas vivía en aquella época.

Con los actores también surgieron problemas. Rechazaron el papel principal Steve McQueen, Al Pacino, Robert Reford y Jack Nicholson. El candidato definitivo, Martin Sheen tenía ciertos problemas con el alcohol pero, además, sufrió un infarto en el 77. El resto del elenco y trabajadores contrajeron varias enfermedades como disentería o infecciones tropicales. Incluido el propio Coppola, que además perdió casi 50 kilos durante el rodaje. El coronel Kurtz, interpretado por Marlon Brando, estaba descrito como una especie de “Adonis”, pero Brando se presentó al rodaje pesando 130 kilos y por eso sus escenas son siempre entre sombras y con planos de cintura para arriba.

La Boheme de Puccini es lo que escuchaba Ford Coppola mientras cocinaba pasta, al enterarse de que el tifón Olga, que asoló Filipinas en mayo del 76, había destrozado buena parte de los decorados. Inevitablemente, hubo que paralizar el rodaje durante dos meses, aunque no fue la única ocasión.

La policía interrogó durante semanas a todo el equipo al descubrir que el encargado de proveer de cadáveres al film, mintió sobre ser empleado de una morgue y tener el consentimiento para el uso de cuerpos. En su lugar, robó decenas de cadáveres de tumbas que amontaba en una tienda de campaña a la espera de ser empleados en las diferentes escenas.

No es de extrañar que cuando el director de Detroit recogió la Palma de Oro en Cannes dijese que su película no trataba sobre Vietnam, sino que su película era Vietnam.

Coppola nunca quedó satisfecho

Cuentan que Coppola nunca estuvo realmente satisfecho con su obra original, que había condensado en dos horas y 33 minutos. El mes anterior a su presentación en Cannes, creaba un final por semana. En 2001 sacó una nueva versión, 'Apocalypse Now Redux', con escenas suplementarias que ampliaban 49 minutos el metraje original.

Ahora, Apocalypse Now Final Cut, de tres horas y un minuto de duración, supone una restauración a partir del negativo original y que, según el cinessta, aporta una calidad de imagen y de sonido superior a la anterior. A sus 80 años, Ford Coppola asegura que esta es “la versión perfecta” y que el público podrá ver, oír y sentir esa película como siempre soñó.

Audios

Reportaje 'Apocalypse Now'
Descargar

Guardado en...

Audios

Reportaje 'Apocalypse Now'
Descargar
Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR