UNIDAD MÓVIL

600 denuncias al año por caza furtiva en Aragón

El programa ‘Unidad Móvil’ se adentra en esta práctica y desvela las razones que llevan a estos cazadores a actuar al margen de la ley

ARAGÓN NOTICIAS /

El furtivo es aquel que actúa al margen de la ley. Carecer de licencia, no respetar las vedas o utilizar técnicas o artes no permitidos por el Plan General de Caza son algunas de las diferentes formas de quebrantar las normas.

Algunas de estas acciones son infracciones administrativas, pero otras pueden llegar a constituir un delito penal que, en ocasiones, conlleva hasta dos años de cárcel. Este tipo de actividades ilegales causan una media de 600 denuncias anuales en la Comunidad. Pero, ¿por qué algunas personas no quieren respetar la normativa? Este viernes, el programa 'Unidad Móvil' hablará con un cazador furtivo, cuya principal motivación se encuentra en la obtención de buenos “trofeos”: la cornamenta o los colmillos de los ejemplares abatidos.

La vigilancia contra los furtivos es intensa, sobre todo por la noche. Salvo excepciones, en este horario no está permitido cazar. Seprona de la Guardia Civil suele realizar salidas. “En los últimos meses han cazado dos corzos de forma ilegal en mi coto. Uno de ellos pasó herido a mi lado mientras yo estaba cazando. Eso quiere decir que el furtivo estaba cerca. Una situación peligrosa para los dos”, asegura el cazador José María Rodrigo.

Esta situación no es un hecho aislado. Recientemente han aparecido otros animales muertos y decapitados en los terrenos de otros cazadores. Por ejemplo, en los del productor de documentales de caza, Pedro Ampuero.

La pesca ilegal es otra de las lacras del furtivismo. El siluro y la carpa son las especies más buscadas para comercializar en el extranjero. Se calcula que esta compra-venta al margen de la ley puede mover un negocio de unos 100.000 euros anuales. Desde hace seis años ha habido varias operaciones para acabar con esta actividad. Una de ellas, “Glanis”, supuso la detención de 23 personas.

Los guardas del Coto “Mar de Aragón” se encargan de la vigilancia de los embalses desde 2015. Ahora, sin embargo, el problema se ha traslado a la zona libre del río Ebro, tal y como ponen de manifiesto las asociaciones de pesca deportiva.

La recogida de setas también es una práctica en el punto de mira. Los furtivos se dedican a coger más de 3 kilos en zonas no acotadas y usar rastrillos en la recolección. Esto puede llegar a dañar de tal forma el terreno forestal que podría ser considerado un delito penal. Con las previsiones favorables, la alerta es máxima. El Seprona de Teruel recorre todos los rincones de los montes para evitar la aparición de grupos organizados que en los últimos años han recogido grandes cantidades de setas para venderlas después.

Todas estas historias y testimonios, este viernes a las 21:35 horas, en 'Furtivos' de ‘Unidad Móvil’ (Aragón TV).