Pilar García, una moncaína silvestre que recupera los usos tradicionales de las plantas

Desde Lituénigo, la zaragozana da forma a su proyecto en 'Botánica con alma'

ARAGÓN CULTURA /
(F. Instagram @botanicaconalma)
icono foto (F. Instagram @botanicaconalma)

Blanca Catalán de Ocón nació en Calatayud en 1860. Considerada como la primera botánica española, de pequeña vivió en Monreal del Campo, en la Comarca del Jiloca. Su madre transmitió su interés por la botánica y la entomología a Blanca y a su hermana Clotilde. Les inculcó el amor por la naturaleza que disfrutaron en parajes como ‘La Campana’ de Valdecabriel, en la Sierra de Albarracín, donde tenían una casa familiar.

Allí, Blanca elaboró un pequeño herbario con plantas de la zona, algunas de ellas especies desconocidas. Bernardo Zapater, canónigo y también botánico del que ya hemos hablado en alguna otra ocasión, fue su mentor. También Francisco Loscos Bernal, que inscribió su nombre en la nomenclatura científica universal. Si quieren saber más sobre su historia, la escritora Claudia Casanova publicó en 2019 la obra de ficción ‘Historia de una flor’, basada en la vida de esta aragonesa todavía algo desconocida.

Pilar García, atraída por la sabiduría popular desde pequeña, que ha visto en sus abuelos y abuelas, es el altergeo de 'Moncaína Silvestre'. Desde Lituénigo, divulga a través de sus redes sociales los usos tradicionales de las plantas y los procesos para elaborar productos a través de técnicas de la sabiduría popular.

"Es un proyecto que siempre he llevado dentro, mi abuelo era farmacéutico en Zaragoza y recuerdo la rebotica y también como mis abuelas y tías hacían jarabes o curas estacionales para el invierno", recuerda García en una entrevista en 'El Tranvía Verde' de Aragón Radio. 

Detrás de Moncaína Silvestre está la idea de recuperar los usos tradicionales de las plantas silvestres del Moncayo, rescatar las recetas y procesos tradicionales y compartir su amor por la naturaleza: "Reconectar a la gente con la naturaleza y el lugar que habitan", añade García.

En constante aprendizaje, su camino empezó en la Feria de los Oficios Perdidos de su pueblo y continúa investigando y practicando fórmulas que ha escuchado de sus abuelos o de los mayores de Lituénigo, que ha recopilado de libros y recetarios antiguos y en las que involucra hierbas silvestres de la zona como el escaramujo, el llantén, la verbena o el romero

Entre sus creaciones se encuentran jabones, aceites esenciales, lociones para picaduras o mieles medicinales. Las más recientes son unas velas de gordolobo que en la antigüedad se fabricaban "cuando no había fibras de algodón tan asequibles como ahora ni las habituales mechas". Iluminaban casas y caminos en fechas señaladas como la Noche de Ánimas.

Pilar concluye: "Quiero empoderar a la gente, que sepan que pueden hacer las cosas por sí mismos".

Audios

Entrevista a Pilar García en 'El Tranvía Verde'
Descargar

Fotografías

Guardado en...

Moncaína-Silvestre

Audios

Entrevista a Pilar García en 'El Tranvía Verde'
Descargar

Fotografías