Los 'elementos para un discurso' de Antonio Fernández Alvira

El artista oscense reflexiona sobre el poder de la imagen y su percepción a través de quince esculturas que podrán verse hasta el 29 de marzo en el IAACC Pablo Serrano

ARAGÓN CULTURA /
icono foto Las piezas hablan del poder de la imagen y de cómo las interpreta el ojo humano y las erige como reales

¿Cómo gestionar la memoria cultural colectiva atendiendo a su intrínseca pluralidad? ¿Cómo activar la escucha, la recepción y el desarrollo de los relatos silenciados? ¿Cómo se articulan las relaciones entre saber y poder en los espacios institucionales de conocimiento?

El artista aragonés Antonio Fernández Alvira vuelve a exponer en su tierra para mostrar a los visitantes del IAACC Pablo Serrano cómo el poder de la imagen puede llevarnos a engaño, a través de la exposición 'Elementos para un discurso'.

Un trabajo en el que el creador se sirve de materiales basados en escombros para formar instalaciones y esculturas que forman una ilusión, una especie de trampantojo escultórico con el que aprovecha para reflexionar acerca de cómo determinados relatos se legitiman y se universalizan al presentarse bajo el amparo del saber académico.

La exposición, que se abre con una instalación y va progresivamente sintetizándose, hasta terminar con obras más minimalistas y sutiles, denuncia cómo las imágenes se usan para promover determinados discursos, a través de una especie de juego con la construcción espacial.

De esta forma, este último trabajo de Alvira habla acerca de la necesidad de someter a crítica a toda pretensión de alcanzar una verdad esencial e irreductible, y lo hace mediante los mecanismos de exhibición utilizados por la museología arqueológica, las tipologías de display y el uso del fake.

Antonio Fernández Alvira (Huesca, 1977). Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de País Vasco. Su obra se ha podido ver en diversos museos e instituciones como La Chapelle des Calvairiennes (Francia), el Instituto Cervantes de Madrid, Roma, Palermo o Praga, el Museo de Huesca o La Térmica de Málaga, entre otras.

La muestra se podrá ver en la sala 00 del instituto de arte contemporáneo aragonés hasta el próximo 29 de marzo.

Fotografías

Fotografías