‘Un lugar para quedarme’ llega este miércoles a La Puebla de Híjar

La influencia y el recuerdo de los moriscos que vivieron en esta tierra sigue muy presente en la vida de esta localidad

‘Un lugar para quedarme’ vuelve este miércoles a la comarca del Bajo Martín para visitar a los vecinos de La Puebla de Híjar (21:35 horas). Un pueblo de tambores y bombos, rico en alabastro y con una historia a la que se homenajea mediante gigantes y dulzainas. A la comparsa de gigantes y cabezudos, precisamente, pertenecen Manolo, Loli, Raúl y Pedro, cada cual con su historia personal vinculada estrechamente con su hogar, La Puebla de Híjar.

Muy unidos a La Puebla están también Paco y Javier, dos agricultores que no dudaron en presentarse voluntarios para desinfectar el pueblo con sus tractores, algo que siguen haciendo en la actualidad.

Esta localidad es tierra de buen alabastro, un recurso que Antonio lleva extrayendo más de 30 años dando trabajo a personas como Vicente, un andaluz que llegó y decidió quedarse.

Otro andaluz establecido en el pueblo es José Antonio que, junto a Ángel y los miembros del club ciclista de La Puebla de Híjar, le muestra a Javier la vía verde Val de Zafán que nace en el pueblo y pasa por el emblemático puente de la Torica.

Nacido en Tudela, pero hijo del pueblo es Javier, un emprendedor que volvió a sus raíces para montar su empresa de aceite, aunque no es el único producto que elabora con las olivas.

Por casualidad, el presentador conoce a Esther, una joven poblana; se encuentra también con Juana, una vecina que trabajó en el antiguo horno de pan del pueblo, lo que lleva a Javier a descubrir a Beatriz y Mónica y alguna de sus elaboraciones.

Y en la ermita donde guardan los pasos de Semana Santa, Javier conoce a José y Pilar, muy vinculados con ella y el espacio en el que se encuentran, y a Vanesa, miembro del grupo de tambores y bombos.

‘Un lugar para quedarme’, este miércoles a las 21:35 horas, en Aragón TV.

Galería fotográfica