‘Un lugar para quedarme’ disfruta del paisaje de la Canal de Berdún

El programa visita las localidades de Berdún y Biniés, donde conoce a los nuevos dueños del castillo altomedieval y aprende cómo se hace una espada japonesa de la mano de un jovencísimo vecino

El municipio de la Canal de Berdún en la Jacetania recibe este miércoles (21:35 horas) a ‘Un lugar para quedarme’. Está formado por las localidades de Huértalo (deshabitada), Martes, Majones, Villarreal de la Canal, Biniés y Berdún, pero son estas dos últimas las que reciben la visita de Javier Zapater.

En Berdún, Arantxa y los niños de infantil del CRA enseñan el reto que están llevando a cabo para conseguir residuos cero. Pablo, marido de Arantxa, llegó al pueblo por amor desde Huesca y allí ha desarrollado su taller de cuchillos, afición que comparte con su hijo. Además, Javier Zapater hace una visita a Guillermo, uno de sus amigos que, hace casi un año, se trasladó a vivir a la localidad junto a su mujer Carla y su hija.

Jugando al frontón, el presentador conoce a quienes no se han movido del pueblo. Andrés y Pablo, dos de los jóvenes de Berdún, hacen lo posible por animar a que la gente se quede a vivir allí. Deportistas son también las hermanas Torralba. Nerea, Leyre y Elena son profesionales nacionales del curling, deporte cuyos entrenamientos hacen en Jaca.

Emilio y Paquita se conocieron en París, desde donde ella lo acompañó a su vuelta a España hasta que finalmente se instalaron en el pueblo. Su amor por Berdún lo han transmitido a toda su familia.

Melanie y Ángel reparten el pan y el pescado, respectivamente, en la plaza. Un buen momento para conocerles y ver a algunos de los vecinos que se acercan a comprar.

En Biniés, la familia de Diego compró el castillo del pueblo como lugar de retiro y una apuesta por el patrimonio. Como arquitecto y escenógrafo, Diego vive a caballo entre Berlín, Viena y Biniés, donde ha fijado su residencia española.

'Un lugar para quedarme', este miércoles a las 21:35 horas, en Aragón TV.

Galería fotográfica