Los jóvenes emprendedores de Campo, la recuperación de senderos y el turismo verde en ‘Un lugar para quedarme’

Javier Zapater también descubren esta localidad oscense la metodología escolar de su colegio basada en el modelo de Harry Potter

La localidad de Campo es el destino de esta semana deUn lugar para quedarme’, en plena comarca de la Ribagorza (miércoles, 21:35h). Un pueblo rodeado de un entorno natural con mucho potencial para la BTT, el senderismo, el contacto con la naturaleza y el turismo cultural y de tradiciones. Los jóvenes de la asociación Turbón Mágico se han propuesto recuperar este entorno y potenciarlo para el disfrute de un turismo verde.

Alejandro y Ferrán son otros dos jóvenes que, decididos a quedarse en Campo, han montado una empresa de jardinería y mantenimiento además de estar trabajando en un huerto para vender sus productos y no perder los valores que aprendieron de las generaciones anteriores. Eduard y Miguel son un catalán y un manchego que atraídos por todas las posibilidades que Campo y su entorno tienen para el turismo activo, ofrecen actividades como la bajada del río Ésera en kayak. Actividad que, por cierto, nuestro presentador prueba con ellos.

Las tradiciones y los juegos tradicionales cobran especial importancia en Campo, donde el juego de las birllas se ha transmitido de generación en generación. Fernando, un experto en el tema asentado en Campo, lo conoce bien y aunque solo lo juegan las mujeres, Javier participa con ellas para vivirlo en primera persona.

El esfuerzo y el trabajo de Marcos cuando llegó a la cooperativa ayudó a sacarla adelante y hace menos de un año la ampliaron montando un supermercado para dar mejor servicio a los vecinos. Uno de ellos es Germán, que ha tomado las riendas del negocio hostelero familiar que sigue creciendo. Del Turbón llegan los profesores mágicos como Rebequius Dumbledore al colegio de Campo donde, siguiendo una metodología basada en el modelo de Harry Potter, fomentan la convivencia, el respeto y a valorar la propia tierra. Javier Zapater se somete también a la ceremonia del sombrero seleccionador.

Raquel llegó a Campo desde República Dominicana, donde encontró una segunda familia y una población con vecinos llegados de muchas partes del mundo. El lugar de reunión es un bar donde, de vez en cuando, bailan salsa y bachata y hasta Javier se atreve con la bachata.

En la panadería, nuestro presentador conoce a Esther y su hijo, Manuel. Allí descubre cómo empezaron en el negocio y cómo Manuel empezó a aprenderlo.

Un lugar para quedarme’, este miércoles a las 21:35 horas, con Javier Zapater.

Galería fotográfica