“La comida no se tira”, este viernes en ‘Unidad móvil’

El desperdicio alimentario sigue existiendo. Se tiran excedentes, se tiran alimentos que están a punto de caducar y se tiran productos que no son aptos para la venta por razones comerciales. Afortunadamente, desde restaurantes a supermercados, pasando por el pequeño comercio, cada vez son más los que buscan poder aprovechar el excedente alimentario, aunque conlleve un coste económico mayor

Pulsa para ampliar

‘Unidad móvil’ muestra este viernes (21:35 horas) diferentes iniciativas para aprovechar los excedentes alimentarios. Todavía muchos productos terminan en la basura, desde productos que no son aptos para la venta por razones comerciales, frutas y verduras dañadas, envases rotos, producto fresco a punto de caducar, o excedentes que no se han podido vender.

Así lo reconoce Jorge, frutero de Zaragoza reconoce que no le queda más salida que tirar estos alimentos "todos los días debemos tirar fruta que no podemos vender, es una pena". Para evitarlo, su frutería es uno de los 150 establecimientos que se han adherido a una aplicación para móviles llamada "Encantado de comerte". Kike es uno de los creadores de esta aplicación 100% aragonesa. En ella se ofrece al usuario comprar alimentos que sobran a los establecimientos con descuentos de hasta un 70%".

Hasta hace muy poco tiempo, y por motivos de higiene, los restaurantes tiraban la comida que les sobraba. Este era el caso de un restaurante de comida rápida que visita un equipo de ‘Unidad Móvil’. Allí le cuentan a una reportera del programa que acaban de firmar un acuerdo con el Banco de Alimentos: semanalmente se hará una recogida por cuatro restaurantes de la cadena que se traduce en una entrega de 700 piezas de comida.

El Banco de Alimentos, en este caso de Teruel, también recibe excedente alimentario de carne que está a punto de caducar. Su origen en este caso es un matadero que realiza donaciones puntales.  Un equipo de Unidad Móvil les acompaña en una de estas donaciones que llevan ellos mismo en su furgoneta.

Frente al 40% de desperdicio alimentario que se produce en los hogares, los supermercados solo producen un 6%. Un equipo se desplaza a un hipermercado para ver cómo lo consiguen. Entre otras prácticas, son testigos de donaciones, ventas especiales de productos próximos a caducar o aprovechamiento de alimentos que no se ajustan al estándar estético.

Muchos bares y restaurantes también están optando por ofrecer a sus clientes los excedentes. Con las restricciones de la pandemia, resulta muy complicado calcular cuánta comida tienen que cocinar. Por eso ofrecen a sus clientes packs a precios reducidos que presentan a través de una app.

Quizá las frutas y las verduras sean los alimentos que más se tiran. En ocasiones debido simplemente a motivos de imagen. Algunas iniciativas solidarias aprovechan aquellas que no se pueden vender por tener un aspecto poco atractivo o que están, como se suele decir “tocadas”. Solidaridad Online recoge cada viernes en Mercazaragoza lo que de otro modo se tiraría y lo reparte también con la Olla Comunitaria, para hacer la comida de los sábados que luego destina a los más desfavorecidos. Cada viernes por la tarde, un grupo de voluntarios del Centro Social Comunitario Buñuel, se reúne para pelar, limpiar y aprovechar al máximo estas frutas, verduras y hortalizas. Lo que se desecha se destina también a compostaje para huertos.

‘Unidad móvil’, este viernes a las 21:35 horas, en Aragón TV.

#Umlacomidanosetira

Galería fotográfica