MOVILIDAD

Zaragoza se sube a la bicicleta ... propia

El uso de los carriles bici se ha disparado un 80% en los dos últimos años, especialmente los meses de pandemia. Bizi Zaragoza ha reducido su uso un 40%

JAVIER OLIVÁN /
Dos hombres circulan en bicicleta por Zaragoza.
icono foto Dos hombres circulan en bicicleta por Zaragoza.

Hace ya tiempo que la bicicleta dejó de ser un vehículo de mero entretenimiento para convertirse en un medio de transporte más para muchas personas. Zaragoza es un buen ejemplo de ello. De hecho, el uso de los carriles bici se ha disparado en la capital aragonesa un 80% en los dos últimos años. Un crecimiento espoleado por la pandemia del coronavirus, que ha animado a los zaragozanos a moverse en bici en detrimento del transporte público, que se ha reducido un 40%.

"Se ha notado un aumento muy considerable. Ha habido mucha gente que se ha animado a pedalear por primera vez y, los que ya lo hacían, ahora con más ganas que nunca", explica Daniel Arnau, portavoz de La Ciclería, que destaca la dificultad, asegura, para hacerse actualmente con una bicicleta convencional. "Los almacenes están vacíos y es bastante difícil encontrar. Ahora se están empezando a entregar las que se pidieron hace seis meses", destaca.

La apuesta de Zaragoza por este tipo de movilidad es clara. Actualmente cuenta con una red de carriles bici de más de 130 kilómetros y más de 60 de ciclocarriles. "La imposibilidad de comprar bicicletas ha llevado a la gente a reparar algunas antiguas. Hemos adecentado esas bicis ‘trastero’ que estaban olvidadas o en el pueblo… la gente tiene muchas ganas de moverse y salir a pedalear", señala Arnau.

En bici sí, pero privada: Bizi Zaragoza cae un 34%

El aumento del uso de la bicicleta en la capital aragonesa deja también un dato sorprendente. Mientras crece el número de ciclistas en la ciudad, se reduce el uso del servicio compartido Bizi Zaragoza, que actualmente registra 16.007 usuarios en la capital aragonesa.

Mientras que el número de usos en febrero de 2020 se situaba en 134.298, en febrero de este año esta cifra cayó hasta los 88.586 usos, un 34% menos. Además, la media de usos diarios pasó de los 4.630 en febrero de 2020 a los 3.164 en febrero de 2021.

El miedo al contagio, las restricciones sanitarias, la reducción de horarios y el toque de queda son las principales causas que justifican este amplio descenso.

En Huesca y en Teruel, donde no hay servicio de bicicleta compartida, también han crecido los amantes de las dos ruedas. La capital altoaragonesa dispone de 15 kilómetros de carril bici, mientras que en Teruel esta red es de nueve kilómetros.

Vídeos

Vídeos