VULCANOLOGÍA

Aragón fue tierra de volcanes hace 280 millones de años

Además del Anayet, geólogos de la Universidad de Zaragoza han encontrado restos volcánicos en diferentes puntos de la Comunidad

RAQUEL PLOU /
El Anayet, volcán que se encuentra en los Pirineos.
icono foto El Anayet, volcán que se encuentra en los Pirineos.

La erupción del volcán de La Palma ha arrasado multitud de hogares, ha destrozado cultivos, puentes, caminos… y ha pillado desprevenidos a muchos vecinos. Una situación que, aunque en las Islas Canarias se ha dado en épocas históricas recientes, no ocurre en el resto de la Península Ibérica desde hace millones de años. En concreto, en Aragón, se han hallado restos de actividad volcánica que datan de 280 millones de años.

El archipiélago canario es el único territorio español que, en la actualidad, se encuentra en peligro volcánico. El físico y presentador de ‘Esta es mi tierra’ (Aragón Televisión), José Manuel Salguero, explica para Aragón Noticias que la situación vivida en La Palma es “un proceso que ya comenzaba hace unos días con ese enjambre sísmico, que es cuando se producen muchos terremotos localizados y acotados en una zona de terreno y en corto espacio de tiempo” y que estaban produciendo movimientos del magma que se encuentra bajo la superficie de la isla. Además, también la semana pasada “se constató una deformación máxima acumulada en algunas zonas, es decir, la isla se estaba abombando unos 6 centímetros y era un síntoma también de que había bastante presión bajo la superficie terrestre”, afirma. Así, un terremoto de magnitud 3,8 según el Instituto Geográfico Nacional dio como resultado un volcán en erupción, expulsando gases, lava y piroclastos –fragmentos sólidos de material volcánico–, que no se sabe cuándo tendrá fin.

Volcanes en Aragón hace millones de años

El Anayet, situado en los Pirineos, casi en la frontera con Francia, fue un volcán hace millones de años. Ahora se ha convertido en uno de los mayores atractivos turísticos para los senderistas que deciden pasar el fin de semana en montañas aragonesas. Y no es el único signo de vulcanismo que se ha encontrado en la Comunidad. Antonio Casas, profesor de geodinámica interna de la Universidad de Zaragoza, está llevando a cabo una tesis junto a su grupo de investigación en la que ya han descubierto restos de lava y piroclastos en zonas como el valle de Hecho (Huesca), Laspaúles –en el valle de Isábena (Huesca)– o la Noguera de Albarracín (Teruel). En esta última se puede apreciar la conocida ‘disyunción columnar’, que, según Casas, “es similar al de la Calzada de los Gigantes, en Irlanda del Norte”.

“Aragón fue un lugar caracterizado por el vulcanismo en la etapa conocida como Pérmico, es decir, hace entre 260 y 280 millones de años. Toda la franja del Pirineo que tiene rocas de esta edad, tiene volcanes o restos de actividad volcánica. Lo que no sabemos muy bien es dónde estaban los edificios volcánicos. Estamos haciendo trabajos ahora para intentar localizar esos focos. Pero no es fácil”, reconoce este geólogo.

Actualmente el volcán Anayet solo conserva la chimenea o pitón. Muchos lo califican como un territorio espectacular, puesto que no hay muchos ejemplos en el mundo donde se vea la sedimentación de las capas de la misma forma se puede observar en este enclave.

En cuanto a su actividad, Casas asegura: “Es imposible que vuelva a despertar, porque estamos en otro contexto. Todo el magmatismo que se produce en esa época, en el Pérmico, tiene que ser por la colisión de la placa oceánica y la placa continental. Se forman granitos y a la vez el magma sube en forma de volcanes que forman capas magmáticas como la que estamos viendo en La Palma”.

La Península Ibérica es un territorio viejo, pero el archipiélago canario es mucho más joven

La formación de los diferentes territorios también influye en el hecho de que ahora haya volcanes en erupción, como el caso de las Islas Canarias o ya haga años que no, como en el resto del país. “Los restos volcánicos que tenemos en la Península Ibérica y también en Aragón son de millones de miles de años. La Península es un territorio viejo y el archipiélago canario un territorio mucho más joven, que todavía está en formación. La isla de La Palma apenas tiene dos millones de años. Evidentemente, para nuestra escala nos puede parecer mucho, pero a escala geológica, es un intervalo de tiempo muy corto”, expone José Manuel Salguero.

La misma opinión comparte Casas, quien cree que las características de Aragón no tienen nada que ver con las de las Islas Canarias: “El escenario de las Canarias es bastante particular, porque es el denominado ‘vulcanismo intraplaca’. Una buena parte de los focos volcánicos están en los límites de placa. Cuando una placa se mete por debajo de la otra es fácil que materiales que tienen agua o minerales formados cerca de la superficie, al final se fundan y eso produce erupciones”.

Además, hay zonas donde, desde un punto de calentamiento que se encuentra entre el núcleo y el manto terrestre, se produce una anomalía que es capaz de llegar hasta la superficie, lo que se conoce como ‘punto caliente’. Es el caso del archipiélago. “Es un punto caliente capaz de mantenerse en el tiempo, de modo que cuando la placa africana –nosotros estaríamos en la europea– se va moviendo sobre ese punto caliente, va generando volcanes que están dispuestos en distintos puntos”, concluye.

Vídeos

Vídeos