INVESTIGACIÓN

Un nuevo medicamento contra el Alzheimer podría frenar el avance de esta enfermedad

Casi un millón de personas padece esta dolencia en España, de los que 42.000 son aragoneses. Este fármaco ofrece "esperanza" a los que la sufren

ARAGÓN NOTICIAS/ AGENCIAS /
icono foto Una paciente con Alzheimer.

El nuevo medicamento contra el Alzheimer aprobado por la Agencia Norteamericana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) podría frenar el avance de esta enfermedad y ofrece "esperanza" a los que la sufren, según señala el grupo de estudio de la Neurología de la Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Aunque todavía falta confirmar su eficacia, ya ha demostrado tener más beneficios que riesgos, lo que supone una noticia esperanzadora para el millón de personas que padecen esta enfermedad en España, alrededor de 42.000 en Aragón. 

"El primer mensaje debe ser de cautela y responsabilidad para gestionar las expectativas de las familias. En primer lugar porque no está todavía aprobado en nuestro país. Biogen ha solicitado su aprobación en la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), y se espera su decisión en los próximos meses. En segundo lugar, este tratamiento no es una cura para la enfermedad de Alzheimer", advierten los investigadores.

Los datos disponibles indican que este fármaco, a dosis altas, tarda varios meses en eliminar las placas de amiloide del cerebro de los pacientes que se han acumulado durante años, o incluso décadas. Puede parecer que solo cuando se consigue una reducción radical de la carga de amiloide (una práctica reversión a la normalidad) de forma mantenida y en fases iniciales de la enfermedad, se podría empezar a apreciar el beneficio clínico de los pacientes. "Esto nos indica que son necesarios estudios largos para poder evaluar la eficacia de estos fármacos", señalan los investigadores.

Los efectos adversos más frecuentes son fenómenos inflamatorios, aunque -según los expertos- era algo esperable. "Lo que se ha concluido es que los efectos adversos eran muy superados por el beneficio, por el hipotético beneficio terapéutico que el fármaco proporcionaba", ha explicado el neurólogo Antonio Oliveros.

"De alguna manera viene a cambiar las cosas, viene a darnos la esperanza de poder influir sobre el curso natural de la enfermedad. Una enfermedad que, hasta ahora, es progresiva e irreversible para convertirla en una enfermedad que podamos parar", ha indicado Oliveros. Desde hace casi 20 años no se aprobaba un nuevo medicamento contra el Alzheimer, por lo que se trata de una noticia alentadora para pacientes y familiares.