DÍA HISTÓRICO

Un derrumbe que sabe a "despedida definitiva" de la central

El alcalde, Antonio Amador, asegura que esto supone "el fin de los mejores 40 años del pueblo", pero asegura que si trabajan bien, el futuro de la localidad "será distinto, pero igual de próspero"

ARAGÓN NOTICIAS /
Zona habilitada para la prensa, a unos 800 metros de la central de Andorra.
icono foto Zona habilitada para la prensa, a unos 800 metros de la central de Andorra.

"Hoy es un día muy especial, sentimos tristeza porque va a desaparecer un monumento emblemático de la provincia de Teruel". Así se ha expresado Hilario Mombiela, último presidente del Comité de Empresa de la central térmica de Andorra este viernes, horas antes de la demolición de las tres torres de refrigeración. "A la vez estamos algo encrispados por toda la parafernalia que se va a montar, que más que la demolición va a parecer una corrida de toros, solo falta el palco con las autoridades", ha añadido.

Mombiela, que ha atendido a un equipo del programa Buenos Días Aragón, de Aragón TV, ha asegurado que el sentimiento para toda la población es "de despedida definitiva de la central", a pesar de que ya dejó de funcionar en 2020. Por ello será especialmente emotivo para los extrabajadores, que se van a reunir para ver juntos el momento. 

El cierre de la central, que estuvo en funcionamiento 40 años, supuso la pérdida de su empleo para unas 1.000 personas de Andorra. "De los compañeros que fueron trasladados a otros puntos de España con Endesa, algunos han podido volver con proyectos eólicos pero muchos siguen lejos del pueblo. Esperamos que salgan proyectos y todos esos trabajadores pueden retornar a la zona", ha añadido Mombiela.  

El alcalde de Andorra, Antonio Amador, no va a asistir a la demolición. Así lo ha explicado en directo en el programa Buenos Días Aragón. "El pueblo no se está muy de acuerdo en cómo se ha organizado y creo que como alcalde no debo estar. Pero personalmente, esta especie de 'show' en la que se ha convertido... entiendo que desde el punto de vista de ingeniería es una actuación significativa y peculiar, pero para cualquier andorrano es el fin de 40 años de historia, de los mejores 40 años de Andorra", ha lamentado Amador.

El alcalde ha explicado que ha tenido lugar una Junta de Seguridad en la que ha participado la Guardia Civil, la empresa y la subdelegación del Gobierno. "Allí avanzamos que pudiese venir algún grupo, que suele venir de fuera, a copar el protagonismo. Los vecinos llevamos nuestro sentimiento internamente y nos comportaremos y estaremos a la altura -ha detallado Amador-. Pero todos los grupos y partidos que ahora organizan concentraciones de protestas han tenido tres años y no han hecho ninguna propuesta.  Me preocupa y da rabia, que los populismos hagan bandera de situaciones difíciles y complicadas de un territorio". 

Por último, Amador ha querido incidir en que Andorra se recuperará de este cierre. "En el libro de Andorra, se cierra un capítulo importante pero ahora tenemos que escribir el futuro de Andorra y lo afronto con optimismo y entusiasmo. Creo que si estamos a la altura y trabajamos todos bien el futuro de Andorra de los próximos 50 años será distinto pero igual de próspero", ha sentenciado el alcalde.