Publicidad
ATENCIÓN SOCIAL

Un 5,5% de los aragoneses no puede llegar a final de mes

Solo en Zaragoza capital se calcula que hay más de 400 personas sin hogar o techo bajo el que cobijarse. Para ellos la figura del voluntario es fundamental

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Imagen de un comedor social (EP).

Las necesidades de atención social no disminuyen en verano. Solo en Zaragoza capital se calcula que hay más de 400 personas sin hogar o techo bajo el que cobijarse. Según el Instituto Nacional de Estadística, un 5,5% de los aragoneses no puede llegar a final de mes y la tasa de riesgo de pobreza se sitúa en el 18,5% y, aunque la tasa está por debajo de la media española (26,4%), administraciones y entidades no dan tregua para dar respuesta a estas situaciones.  

En comedores como el de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, ubicado en el centro de Zaragoza, trabajan a diario para ofrecer alimento a quien lo necesita. En esta cocina preparan durante una jornada unas 225 raciones, lo que supone 1.500 raciones a la semana, aproximadamente. 

El perfil de usuario que más repite en este comedor es el de hombres entre 40 y 50 años. Es el caso de Carlos, que ha asegurado que quiere cambiar de vida: "Mi intención no es de venir aquí a pedir ayuda, mi intención es trabajar y salir adelante".

Por otra parte, el Banco de Alimentos de Aragón ha donado productos con los que se elaboran lotes para los usuarios. Estos 'carros' contienen alimentos básicos para que una familia pueda subsistir durante 15 días. Los voluntarios reparten hasta 150 lotes a la semana. Para algunos usuarios, como Modesta, representan la única comida que entra en casa, "lo poco que uno trabaja, pues para pagar el apartamento y ya para la comida hace falta".   

Para la Hermana María Patricia Hidalgo, son más que un comedor social. "Ellos vienen encuentran esa acogida, cuando ha venido gente que no tiene donde ir, aquí tiene su casa", ha asegurado.

Cruz Roja ayuda a personas sin hogar

También en verano la Unidad de Emergencia Social de Cruz Roja ofrece ayuda a personas sin hogar. En su coche cargan comida y todo lo necesario para evitar la deshidratación. Un equipo de informativos de Aragón TV les ha acompañado durante una jornada para conocer el día a día de su trabajo. La primera parada, un descampado. 

La trabajadora social, Cristina Marco, ha señalado que por "regla general" los usuarios dicen que "el calor es duro en esta época". "Según en las condiciones en las que se encuentren si están más refugiados, más a la intemperie, si tienen los servicios más al alcance o no", ha recalcado Marco.

Algo que confirma Agustín, uno de las personas sin hogar que ha atendido Cruz Roja. "En verano toca sudar la gota gorda, se junta todo, sudas mucho, la mosca negra, los mosquitos...", ha destacado.

Los Servicios Sociales continúan su ruta que se prolonga hasta la una de la madrugada. A pesar de ser verano, estos trabajadores y voluntarios mantienen una labor que es vital para muchas personas.