TUBERCULOSIS

Una vacuna más eficaz contra las formas respiratorias

El catedrático Carlos Martín lidera un grupo de investigación que lleva estudiando 25 años una vacuna contra la tuberculosis que sustituya a la actual. En 2022 se probará en 7.000 bebés

ANA MANCHO /
Carlos Martín y su equipo.
icono foto Carlos Martín y su equipo.

La tuberculosis es la enfermedad infecciosa que más muertes ha provocado a lo largo de la historia, más que la viruela, la malaria, la peste, la gripe, el cólera y el SIDA en conjunto. Y sigue haciéndolo porque actualmente acaba con la vida de 1,4 millones de personas al año, a pesar de que hay tratamientos y existe la vacuna BCG. La mayoría suceden en países en vías de desarrollo y esto explicaría, señalan los expertos, la relativa invisibilidad de la enfermedad.

Hasta el África subsahariana viajará el año próximo la vacuna que se está preparando en la Universidad de Zaragoza, MTBVAC, porque se va a probar en 7.000 recién nacidos de zonas endémicas. Detrás de este proyecto está el catedrático de Microbiología Carlos Martín y su equipo del Grupo de Genética de Micobacterias, integrado por Jesús Gonzalo-Asensio, Nacho Aguiló y Dessislava Marinova.

Llevan estudiándola durante 25 años. "Esta fase durará cinco años, pero si estudiásemos a 70.000 bebés en vez de a 7.000 bebés podríamos tener resultados en un año y cuanto antes veamos que funciona más vidas salvaremos. Mi sueño sería que nos la pusieran como las que nos ponían en el colegio" asegura Martín. 

Un siglo de la vacuna actual

Martín trabaja en colaboración con el instituto Pasteur y la biofarmaceútica Biofabri (Zendal) y la suya es una de las mejor posicionadas para sustituir a la actual, que se puso por primera vez tal día como hoy de hace un siglo al bebé de una mujer que murió por esta enfermedad en el hospital La Charité de París. Desde entonces ha sido la vacuna que más se ha puesto en el mundo.

El problema señala Martín es que la actual no protege al 100%: "Tiene un efecto beneficioso porque disminuye la mortalidad en los bebés del 2% al 20%, pero se necesita una vacuna que corte la transmisión por aerosoles" asegura Martín. "En los bebés se ha demostrado que nuestra vacuna es más segura y da mas inmunidad que BCG" añade Martín. 

Solo el 10% de la gente que se infecta por tuberculosis desarrolla la enfermedad que se produce "si tenemos una infección activa en el pulmón". El vacilo de la tuberculosis convive con la persona, "pero en el momento en que bajas las defensas te ataca y se desarrolla. Con nuestra vacuna queremos amaestrarlo para que no desarrolle nunca la enfermedad" explica Martín. 

La suya compite con otras 13 candidatas. "El momento es crítico, porque en cualquier momento las vacunas se pueden caer, pero se ha visto que la nuestra es más eficaz contra las formas respiratorias de la enfermedad". Contiene el repertorio de antígenos de M. tuberculosis, ausente en BCG. 

Una carrera de fondo

Entre los años 2012 y 2014 MTBVAC se probó con éxito en adultos en Suiza. Entonces se evaluó con éxito en recién nacidos no expuestos al VIH en Sudáfrica. Este ensayo confirmó la seguridad de la vacuna y una mayor inmunogenicidad en comparación con BCG, lo que sugiere que es debido al contenido antigénico más amplio de MTBVAC.

Actualmente, MTBVAC está completando dos ensayos de fase 2 en Sudáfrica utilizando BCG como comparador de referencia: uno en adolescentes y adultos vacunados con BCG con y sin infección previa por M. tuberculosis y otro en recién nacidos.

La definición exitosa de la dosis de MTBVAC en recién nacidos permitirá su entrada en estudios de eficacia de fase 3  en el segundo trimestre de 2022 en regiones endémicas de TB de África subsahariana.