VACUNACIÓN CONTRA LA COVID-19

Tres meses caminando hacia la inmunidad contra el virus

Un 7,18% de la población aragonesa está ya inmunizada y más de un 12% ha recibido al menos una dosis

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto La campaña de vacunación cumple tres meses

Se cumplen hoy sábado tres meses desde que comenzó la campaña de vacunación en Aragón. Desde que el 27 de diciembre Emilia Nájera recibiera la primera dosis en la residencia Romareda de Zaragoza, se han administrado más de 233.008 dosis y, entre ellas, 86.063 personas han recibido ya la pauta completa de vacunación, lo que se traduce en que el 7,18% de los aragoneses están ya inmunizados y en que más de un 12% ha recibido la primera dosis. Tras empezar por las residencias de mayores y personas con discapacidad, están ya siendo vacunados el personal sociosanitario, los mayores de 80 años, dependientes, y docentes y trabajadores de algunos servicios esenciales. A partir del 12 de abril, se prevé empezar a vacunar a personas de entre 75 y 79 años, y entre 61 y 65, siempre que haya vacunación disponible.

El objetivo es que en la tercera semana de agosto, el 70% de la población aragonesa esté vacunada, lo que supondría alcanzar la denominada inmunidad de rebaño. Es la meta que el pasado día 12, la consejera de Sanidad, Sira Repollés, se planteaba en una entrevista en Aragón Radio. E incluso se marcaba el reto de que a finales de año pudiera estar vacunada toda la población. Unos objetivos que reafirmaba ayer mismo, en la sesión de control al Gobierno de Aragón del pleno de las Cortes.

Aragón es la sexta comunidad española con mejor ritmo de vacunación por detrás de Ceuta -que encabeza la lista- Andalucía, Melilla, Navarra y La Rioja, según el Ministerio de Sanidad. El epidemiólogo de la Universidad de Zaragoza, Nacho de Blas, destaca que la situación de la Comunidad es un “mérito, porque Aragón es un territorio disperso y la logística de una vacuna como la de Pfizer es complicada”. Según el Ministerio de Sanidad, el 5,05% de personas han recibido las dos pautas de vacunación en España. Con todo ello, nuestro país se mantiene en la media europea, que sitúa la administración de la primera dosis en un 9,4% de la población, y un 5% de inmunizados. No obstante, De Blas lamenta que el ritmo esté siendo inferior al de otros países.

"Para vacunar hay que tener vacunas" 

En este sentido, De Blas cree que “la Unión Europea (UE) no ha jugado bien sus cartas, porque tiene capacidad productiva”, pero "no tiene disponibilidad de vacunas" suficiente. Sin embargo, ha visto cómo otros países como Reino Unido o Estados Unidos “han invertido mucho en aumentar la capacidad de producción”, sin olvidar a Israel, que ya ha puesto la primera dosis a toda su población. Así mismo, De Blas señala que otros países con menor poderío económico que la UE, como Chile, Turquía o Serbia, han sabido tener vacunas suficientes como para poder vacunar ya a un porcentaje superior al 30%.

Los primeros vacunados recibieron la vacuna de Pfizer/BioNTech, primera que se autorizó en la UE. El 6 de enero se autorizó la de la farmacéutica Moderna, y el 29 de enero, la Agencia Europea del Medicamento daba el visto bueno a la vacuna de AstraZeneca, aunque solo para menores de 65 años. No obstante, la administración de esta última fue suspendida provisionalmente el pasado día 15 por su posible relación con trombos sufridos por algunos pacientes. Sin embargo, la Agencia Europea del Medicamento avaló tres días después su eficacia y seguridad. El pasado día 23 se reanudaron las vacunaciones, cuya suspensión afectó en Aragón a más de 9.000 pacientes. 

Todo ello demuestra que, según De Blas, el principal problema es “tener vacunas”, porque una vacunación masiva no es difícil de organizar si se cuenta con ellas. Respecto a los objetivos de población vacunada, lo importante, dice, es que las personas de más de 70 años estén vacunadas cuanto antes, porque reduciría notablemente la mortalidad de la enfermedad y la aparición de casos graves. AsImismo, espera que en abril empiece a llegar la vacuna de Janssen, recientemente autorizada, y antes de verano se autoricen las vacunas de Curevac y Novavax, que ampliarían notablemente el número de vacunas disponibles.

Residentes, Sanitarios, Dependientes, Mayores de 80 años, docentes....

Residentes y trabajadores de las residencias de mayores y personas con discapacidad fueron los primeros colectivos en ser vacunados. Las primeras dosis se administraron en las residencias Romareda, en Zaragoza; Somontano, en Barbastro (Huesca), y San José, en Teruel. Ya se han inoculado más de 36.000 vacunas para este colectivo, lo que supone que cerca del 70% ha recibido ya la pauta completa. La vacunación ha hecho que en las tres últimas semanas ya no se hayan registrado nuevos fallecidos en residencias.

El 16 de enero se incorporaba a la vacunación el personal sanitario, comenzando por aquellos grupos de profesionales más expuestos al virus, por el trabajo que desempeñan, y continuando con el resto. También a personas dependientes que no están en residencias, que desde el 3 de marzo pueden ser vacunados en sus domicilios. De esta forma, se completan los cuatro primeros grupos previstos en la estrategia de vacunación del Ministerio de Sanidad. 

Cristina Santiago es enfermera de un centro de salud de Zaragoza capital y recibió la pauta completa a finales de febrero, junto a otras compañeras. Recuerda que le dio "algo reacción, con 24 horas de síntomas catarrales, febrícula, dolor de cabeza...", pero que "cedió en 24 horas…". Cristina se muestra satisfecha por los resultados en su centro de salud, porque "no está habiendo brotes en residencias, ni está habiendo casos grandes", pero recuerda de que en su centro "no hemos reducido las medidas de seguridad". 

El 17 de febrero comenzó la vacunación a mayores de 80 años. Son unas 85.000 personas que están siendo vacunadas en sus centros de salud.. A fecha de hoy, un 62% de mayores de esa edad ha recibido la primera dosis, y casi un 40% está ya inmunizado. Santiago Mancho tiene 84 años y hace dos semanas se puso la primera dosis de la vacuna, con lo que la próxima semana completará la pauta.  "Nunca he sentido la más mínima molestia y recomiendo que, en cuanto podáis, os vacunéis”, señala.

El departamento de Sanidad prevé que en la primera semana de abril, el 95% de este colectivo haya recibido ya al menos la primera dosis. Si se cumple esta previsión, hacia el 12 de abril, se empezará a vacunar a las personas de entre 75 y 79 años, y también al colectivo entre 61 y 65 años. A los primeros se les vacunará con dosis de Pfizer/BioNTech y a los segundos con la vacuna de AstraZeneca. Las franjas de edad irán bajando conforme se vayan completando los respectivos grupos.

También se han ido incorporando profesionales de servicios esenciales que están incluidos en la estrategia de vacunación. Entre ellos, los docentes. El 3 de marzo comenzaba la vacunación a profesores y personal de centros escolares menor de 55 años, ya que a estos se les administra la vacuna de AstraZeneca. Por este motivo, desde el colectivo se ha reivindicado una solución para los profesionales mayores de esa edad. Constanza Hernández, profesora en Teruel, asegura que tampoco ha tenido efectos secundarios y "tenía ganas de recibir la vacuna" para protegerse a ella y a los suyos.

Entre los estudiante de Medicina también se ha comenzado a administrar las primeras dosis. Carlos Murillo, estudiante de sexto curso, cree que todas las vacunas han demostrado que "son eficaces y todas han demostrado que los beneficios son superiores a los riesgos". Recuerda que la vacunación es "un acto de solidaridad porque supone frenar o dificultad la propagación del virus, que puede ser perjudicial para personas más susceptibles". Además, recuerda, ·cuanto antes nos vacunemos todos, antes podremos volver a la ansiada normalidad

Otro colectivo esencial son las fuerzas de seguridad, a la que pertenece Maria Jesús Rivas, natural de Cretas. Tampoco ha tenido efectos secundarios y se muestra satisfecha. "Ofrezco un plus de seguridad -dice- a mi entorno laboral y familiar", aunque sigue extremando medidas. En todo caso, explica que la vacuna les ha dado "una confianza muy grande".

La inmunidad no supone bajar la Guardia

La vacunación contra la COVD-19 es voluntaria y gratuita. Salvo en las vacunas de una sola dosis, debe transcurrir un plazo de 21 días para administrar la segunda dosis y completar la pauta. Las personas que hayan sido ya inmunizadas, no obstante, deberán seguir adoptando las medidas de prevención para reducir la transmisión, tal y como recuerda el Departamento de Sanidad.  En este aspecto, Cristina Santiago, reconoce que la vacuna "da cierta tranquilidad a nivel social, pero el virus sigue allí. Las variantes siguen apareciendo y no conocemos la eficacia a largo plazo de la vacuna y las medidas tienen que ser las mismas". No obstante, concluye que "la vacunación es el futuro y la única solución viable hasta ahora". Constanza también cree que es importante "tener paciencia" y esperar a que haya un gran número de personas vacunadas antes de decir que hemos acabado con la pandemia". 

Vídeos

Vídeos