REALIZADO ENTRE 1805 Y 1808

Aparece un dibujo inédito de Francisco de Goya

La Universidad de Lleida ha confirmado que el 'Retrato de Juana Galarza de Goicochea' es una obra del pintor aragonés

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Retrato de Juana Galarza de Goicoechea (CAEM).

Expertos del Centro de Arte de Época Moderna (CAEM) de la Universidad de Lleida han sacado a la luz un pequeño dibujo inédito de Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828). Se trata de un retrato a lápiz sobre papel de Juana Galarza de Goicochea, una comerciante adinerada que formaba parte de la familia política del pintor.

El dibujo es una miniatura de siete centímetros de diámetro, en el que se puede ver el perfil de una mujer madura, vestida a la moda de la primera década del siglo XIX y peinada con un recogido alto de estilo regencia. El papel es de lino y algodón en mayor proporción, con muy pocas fibras de esparto y cáñamo y con algunas partículas metálicas que, seguramente, pertenecen a las tintas de fabricación de la pasta.

El catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Lleida y director del CAEM, Ximo Company, explica que la pieza es de “gran calidad” y estiman que se realizó en Madrid entre los años 1805 y 1808. “El retrato solo podría haber sido dibujado por alguien próximo a la familia Goicochea y, además, tenía que ser un artista con un gran talento y una mano intuitiva y entrenada, que se hace evidente en la soltura con la que se ha realizado cada uno de los trazados, sobre todo, en la mata de pelo”, añade Company.

Los expertos señalan que en el lateral derecho de la parte delantera de la pieza se puede leer la palabra 'Goya', lo que “es un tipo de inscripción muy común entre los coleccionistas del siglo XIX para ordenar y entender los nombres del inventario de su colección”. El “Retrato de Juana Galarza de Goicochea” pertenece al legado de un gran coleccionista del siglo XX, cuyos antepasados lo adquirieron como obra de Goya, un hecho que, hasta ahora, no se había podido ratificar.

La verificación del CAEM cuenta con el aval del experto en miniaturas Eloy Martínez Lanzas, así como de Carmen Garridos, jefa del gabinete de documentación técnica del Museo del Prado y Juan José de Luna, antiguo jefe del departamento de pintura del siglo XVII del Prado. En la atribución de la obra han estado trabajando durante tres años el mismo Company y la investigadora del CAEM Jésica Martí.