NICHOS LABORALES

El sector tecnológico crece y necesita más profesionales

Los jóvenes valoran un "salario emocional" que contribuya a su calidad de vida

ARAGÓN NOTICIAS /

La pandemia sanitaria ha acelerado el ritmo de nuevas profesiones y también ha empujado, hacia abajo, las que desaparecen. Y, en esta balanza, hay una variable que ya condiciona todo lo demás: la tecnología. El futuro que se presenta cambiante y con nuevas profesiones. En España, el sector tecnológico emplea a 447.000 personas, insuficientes para el gran volumen informático, imprescindible ya en todos los sectores. "Hablamos de innovación y digitalización como el futuro, pero es el presente. Lo que se estimaba que se creciera en cinco años, hemos crecido en cinco meses, sí que estamos encontrando ese problema", asegura Pedro Lozano, cofundador de la empresa aragonesa Imascono, en el programa Objetivo. 

Hay otra circunstancia que está cambiado las cosas: las nuevas generaciones preparadas piden conciliar, facilidades para teletrabajar, espacios de trabajo adecuados. Es decir, un salario económico, pero también emocional.

Conseguido el primer objetivo, un trabajo, los jóvenes buscan que su labor les aporte algo más que un sueldo. Los beneficios, el trato cercano y el bienestar laboral, forman un salario emocional que, poco a poco, va introduciéndose en las empresas. La socióloga Celia Marcén, explica la importancia de satisfacer estas expectativas. "Una vez que está cubierta la parte del salario y una cierta estabilidad, que eso es importante, los valores que se buscan son los de autorrealización, son esos valores que tienen que ver con estar en un sitio que tenga una proyección, que pueda aspirar a más", afirma.

Hablar de estos implementos es fácil dentro de los sectores con más evolución, sin embargo, la realidad actual del trabajo en nuestro país es otra. La pandemia ha polarizado el ámbito laboral. De empresas que no encuentran profesionales para digitalizar y virtualizarlo todo, a profesionales que llevan un año sin oportunidad de empelo. "Por un lado, va a haber profesiones muy nuevas, ciertos ámbitos de la salud, vinculados a la tecnología, en el que todavía no hay muchos perfiles, y esos perfiles se van a convertir en los "Ronaldos" o los "Messis" de su área. Van a poder elegir y van a saltar. Además, van no van a buscar esa estabilidad de antaño y van a buscar una promoción y evolución a nivel de sus propias capacidades laborales", concluye la socióloga.