RESTRICCIONES

Primer día de confinamiento en la Ribera Alta: "Estamos cansados de esto"

La comarca, con más de 27.000 habitantes repartidos en 17 pueblos, roza los 400 casos por cada 100.000 habitantes. Los vecinos aceptan con resignación y desánimo la situación

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Imagen del centro de salud de Alagón, en la Ribera Alta

Más de 140.000 aragoneses permanecen este miércoles confinados dentro de su municipio o dentro de la comarca. La evolución de la pandemia ha obligado a adoptar esta medida en zonas como la Ribera Alta, integrada por 27.000 habitantes repartidos en 17 pueblos, donde la incidencia acumulada roza los 400 casos por cada 100.000 habitantes.

Los vecinos de Pedrola, que vive su primer día de cierre perimetral y en las últimas horas ha notificado siete positivos, reconocen estar muy desanimados ante la situación y aceptan las restricciones con resignación.

En Alagón, donde se ubica el centro de salud de referencia, las consultas están saturadas y los médicos solicitan a la población que no se baje la mascarilla en las reuniones con la familia y los amigos.

"No es un único factor, son muchos. Lo comunitario, las reuniones a nivel familiar, a nivel de amistad... La gente se reúne en sitios en los que suponemos que no habrá mascarilla ni nada", lamenta Andrés Ollero, coordinador del centro de salud de Alagón.

Calatayud conciencia a los más jóvenes

En Calatayud, la incidencia acumulada a siete días es de 443 casos por cada 100.000 habitantes. Una tendencia al alza que ha obligado al Ayuntamiento de la localidad a lanzar una campaña en la que un grupo de jóvenes pasea lanzando un mensaje de concienciación, sobre todo, en las zonas donde suelen reunirse la gente de su edad.

“Yo me la pongo para jugar al baloncesto y concienciar a los chavales, que vean que es una situación difícil y tenga un poquito más de cabeza", explica Eduardo Martín, miembro de la Asociación de Voluntarios Bilbilitanos.

“Es para pasear y dar visibilidad. ¿Quién mejor que los jóvenes, que pueden sensibilizar a grupos de iguales?”, cuestiona María Simona Dragán, concejala de Participación Ciudadana y Juventud en el Consistorio.

"Nos estamos relajando un poco"

Los vecinos de la localidad asumen su parte de culpa y reconocen que la situación de la pandemia ya pesa en el ánimo. “Nos estamos relajando un poco porque estamos cansados ya de esto. Se relaja la juventud... vamos, tenemos culpa todos. Yo siempre trato de hacer las cosas bien, pero siempre en una cosa u otra puedes fallar. Y, como yo, todo el mundo", concluyen varios habitantes.