Publicidad
TURISMO

Pozas, ríos y barrancos: diez opciones naturales para disfrutar de un día de baño en Aragón

Las tres provincias aragonesas ofrecen muchos lugares para refrescarse en el entorno natural. Una alternativa ideal para lidiar con el calor, pero que exige una precaución añadida

ALEJANDRO LÓPEZ /
Poza de La Pesquera en Beceite, Teruel.
icono foto Poza de La Pesquera en Beceite, Teruel.

El verano es sinónimo de calor y, a su vez, de buscar formas para para refrescarse. Aunque miles de aragoneses prefieren subirse al coche rumbo a la costa para pasar las jornadas más tórridas a remojo en el mar, en Aragón hay decenas de alternativas de agua dulce en las tres provincias que, si bien no son tan extensas como una playa del Mediterráneo, están rodeadas de un paisaje envidiable. Destacan por su popularidad el Salto del Bierge o el Pozo de Pígalo, pero no son las únicas. Aquí te dejamos diez pozas y piscinas naturales menos conocidas que puedes visitar a lo largo y ancho de la Comunidad:

Pozas de Las Tiesas, valle de Aísa (Huesca)

Comenzamos la ruta de Norte a Sur, en Huesca, concretamente en uno de los parajes más turísticos de la provincia. Hablamos del valle de Aísa, que reúne distintos lugares de baño. Uno de ellos se encuentra al principio del valle, atravesando la carretera A-2605, cerca de Las Tiesas Altas. Desde allí encontraremos un camino que baja hacia el río Estarrún. La bajada está un poco escondida, pero se identifica gracias a unos pilones de cemento y a una cresta de piedra que cruza el río unos metros más adelante. El hueco para aparcar el coche no suele ser un problema, ya que encontramos disponibilidad a ambos lados de la carretera.

Poza de Las Tiesas. / valledeaisa.com

Embalse de Lanuza, valle de Tena (Huesca)

En pleno valle de Tena (Huesca). El pantano ubicado en la localidad de Sallent de Gállego es uno de los mejores lugares para darse un baño disfrutando de la panorámica que ofrece el lugar, rodeado de naturaleza y con la Peña Foratata de fondo. Una de las ventajas de esta zona de baño es la posibilidad de realizar actividades acuáticas como paddle surf o kayak a lo largo de sus aguas. 

Embalse de Lanuza. / Turismo de Aragón

Pozo Mancho, Ansó (Huesca)

Se encuentra en la carretera de Zuriza, kilómetro 3, un kilómetro y medio más arriba del casco urbano de Ansó. Hay varios salientes, con tres entradas a la poza, bordeando la carretera. Aunque este entorno natural cuenta con muchas zonas en las que el agua cubre poco, las precipitaciones caídas a lo largo del último mes han permitido que el río baje con fuerza estos días y, en determinados espacios, el agua cubre mucho más que hace apenas unas semanas.

"Es un sitio que, tanto para los ansotanos como quienes son visitantes o tienen una segunda residencia en la zona, es ideal para los meses de verano", destaca la alcaldesa de Ansó, María Blanca Alfonso. Asegura que "tiene un tamaño discreto, más reducido que otras pozas de la comunidad, y enseguida se llena".

Poza del Molino, Torla (Huesca)

Está claro que el Pirineo aragonés es rico en pozas. También ayuda que su agua proceda de los deshielos, por lo que la temperatura es de lo más refrescante (más cuando muchos aún tendrán el calor en el cuerpo que dejó el martes la jornada más calurosa del año). Uno de esos tesoros se encuentra en Torla-Ordesa​, la poza del Molino. Un lugar que tiene el agua cristalina y un entorno lleno de rincones preciosos.

Poza del Molino. / Sierra de Guara

Para encontrarla deberás dirigirte al Puente de la Glera y coger dirección Puente de los Navarros, con el Río Ara a la izquierda. Ahí se llega a una explanada donde se disfruta de este precioso rincón.

Salto de Pozán de Vero, Barbastro (Huesca)

Esta cascada de agua del río Vero forma otra de las piscinas naturales imprescindibles para este verano. Situada en el Somontano de Barbastro, se puede acceder en diez minutos en coche desde la capital de la comarca o bien, para los aficionados al senderismo, siguiendo la ruta de los azudes, a través de una caminata señalizada desde Pozán de Vero con una duración de dos horas de ida y vuelta.

Salto de Pozán de Vero. / Excursiones por Huesca

Pozo de los Chorros, Belchite (Zaragoza)

En Zaragoza, concretamente en la comarca Campo de Belchite, se encuentra una de las piscinas naturales más bonitas de la provincia, el pozo de los Chorros. "Las visitas están aumentando exponencialmente en los últimos años" asegura el recién nombrado presidente de la comarca, Carmelo Pérez. Está ubicado en la finca Villa Hermanos Villar, entre Belchite y Almonacid de la Cuba. 

Pozo de los Chorros. / Turismo Campo de Belchite

En esta zona de baño, el río Aguasvivas rompe con el paisaje estepario y uniforme a través de los bosques de ribera, y son los saltos y pozas los que convierten este en un paraje ideal para el baño. El pozo se forma bajo una cascada que tiene dos metros de altitud.

Pozas de Belsué (Huesca)

Ubicadas en la sierra de Guara, las pozas de Belsué son conocidas por el encanto del paisaje que las rodea. Las aguas limpias de color turquesa son uno de los atractivos por los que mucha gente se acerca hasta este lugar situado en el municipio de Nueno, cercano al embalse de Santa María de Belsué. Tras una breve caminata que parte de la zona de aparcamiento se llega a estas piscinas naturales de gran belleza y hermoso paisaje.

Pozas de Belsué. / Huesca La Magia

'La Pesquera', Beceite (Teruel)

Ya en Teruel, una de las comarcas con mayor atractivo turístico es la del Matarraña. No en vano, popularmente es denominada como 'la Toscana aragonesa'. Uno de los enclaves que la convierte en un lugar con encanto es el Parrizal de Beceite, cuya popular ruta se puede realizar tanto a pie como en bicicleta. Un sendero sencillo que tiene como "premio" final la poza de La Pesquera.

La Pesquera, Beceite. / Aragón TV

Se trata de "un espacio abierto, con abundante agua, y que conforma una piscina natural con el río Matarraña", ilustra Juan Enrique Celma, alcalde de Beceite. Aunque las personas que busquen otro lugar de baño "también pueden acudir al embalse de Pena", en la misma comarca.

Embalse de Valbona, (Teruel)

Ubicado en el municipio del mismo nombre, en la provincia de Teruel, el embalse de Valbona ofrece un amplio espacio de baño para pasar el día entre naturaleza. Un espacio ideal para practicar deportes acuáticos, que dispone de espacios de juego para niños y de descanso junto al agua, con un acceso a la zona de baño. En la zona de aparcamiento existe una zona de césped con sombra habilitada con mesas para hacer picnic y, a solo cien metros, se accede a la parte alta de la presa.

Poza del río Bergantes, Maestrazgo (Teruel)

Poza del río Bergantes. 

Una de las pozas con mayor encanto de la Comunidad se encuentra en el municipio de Aguaviva, en pleno Maestrazgo turolense. El puente de Cananillas, situado sobre el río Bergantes, ofrece una de las imágenes más conocidas de este valle, bajo el que se encuentran diversas pozas perfectas para refrescarse. El Bergantes es uno de los ríos que mejor se conservan en el país. Por ello, durante el verano, los baños en sus pozas son muy apetecibles.