VACUNA DE REFUERZO

Pfizer propone una tercera dosis para obtener una mayor protección

La empresa farmacéutica anuncia que este refuerzo proporciona niveles de anticuerpo más altos, si se administra seis meses después del segundo pinchazo. Las autoridades de EE.UU. minimizan su necesidad

ARAGÓN NOTICIAS/ AGENCIAS /
icono foto Un sanitario sujeta un vial de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19.

La compañías Pfizer y BioNTech pedirán autorización a la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de Estados Unidos, para que se inyecte una tercera dosis de refuerzo de su vacuna contra la COVID-19, con el objetivo de ofrecer una mayor protección contra el virus. Ambas compañías han comunicado que han observado "datos alentadores" de una prueba en curso de la vacuna de refuerzo, y han anunciado que proporciona niveles de anticuerpos neutralizantes de cinco a diez veces más altos, cuando se administra seis meses después de la segunda dosis.

Las empresas planean enviar estos datos a la FDA "en las próximas semanas", para conseguir la autorización. Por su parte, Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del Gobierno de Estados Unidos, ha reiterado que dos inyecciones de las vacunas Pfizer y Moderna protegen incluso contra la variante delta. 

Sin embargo, Pfizer ha aportado datos sobre los resultados obtenidos con la vacuna en Israel: "Como se ve en los datos del mundo real, publicados por el Ministerio de Salud de Israel, la eficacia de la vacuna para prevenir infecciones y enfermedades sintomáticas ha disminuido seis meses después de la vacunación, aunque la eficacia para prevenir enfermedades graves sigue siendo alta", precisó Pfizer.

Pfizer prepara una vacuna dirigida a la variante delta

"Con base en los datos que Israel tiene hasta la fecha, Pfizer y BioNTech creen que una tercera dosis puede ser beneficiosa dentro de los seis a 12 meses posteriores a la segunda dosis, para mantener los niveles más altos de protección", afirman las compañías, asociadas en la producción de esta vacuna. Pfizer también ha explicado que se está preparando para comenzar en agosto los ensayos clínicos de una vacuna modificada, dirigida específicamente a la variante delta, en caso de que sea necesaria. Aunque, precisado la firma, al mismo tiempo que una tercera dosis de la vacuna original podría ser una mejor opción.

Tras el anuncio de Pfizer, la FDA y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) han emitido una declaración conjunta minimizando la necesidad de una vacuna de refuerzo. "Los estadounidenses que han sido completamente vacunados no necesitan una vacuna de refuerzo en este momento", han expresado las agencias, al tiempo que han añadido que están involucradas en un "proceso riguroso basado en la ciencia", para determinar si se necesitará una.