Publicidad
VIVIENDA

Comprar una vivienda sin ayuda resulta prácticamente imposible para un soltero con un salario medio

El elevado precio de los pisos y la necesidad de aportar un 30% del valor del inmueble en el momento de la compra dificultan que una única persona pueda afrontar este gasto si no cuenta con apoyo familiar

A. M. /
Joven soltera en busca de vivienda. / Canva
icono foto Joven soltera en busca de vivienda. / Canva

Según un estudio del portal comparador de precios de vivienda HelpMyCash, un soltero aragonés con un salario medio no puede asumir las cuotas hipotecarias de una vivienda de superficie media en la Comunidad. Una situación que se repite en la mayor parte de España y cuya solución no pasa simplemente por bajar las expectativas. Los expertos en el mercado inmobiliario aseguran que para un soltero medio comprar un piso "es imposible".

En ocasiones, ser soltero supone afrontar gastos adicionales en el día a día. Al hacer la compra, consumir ocio o ir de viaje una persona que vive sola debe afrontar costes extras, muchas veces, por la imposibilidad de dividir las facturas entre dos. Es lo que se conoce como 'tasa single', y el mercado inmobiliario no es ajeno a ella, aunque en este caso, más que un recargo económico, supone una barrera prácticamente infranqueable que imposibilita acceder a una vivienda.

Hagamos cuentas: los bancos no suelen dar hipotecas superiores al 80% del precio de la vivienda, así que antes de comprar un piso hay que contar con un 30% de su valor, en concepto de entrada, impuestos y otros gastos. Es decir, para adquirir una vivienda de 180.000 euros harán falta más de 50.000 euros en la cuenta corriente, una cantidad que no es fácil de alcanzar con un solo salario medio.

Así lo explica la asesora inmobiliaria Ángela Sebastián: "Para un soltero medio es imposible. Si trabaja por cuenta ajena y tiene una nómina normal o incluso alta, de entre 1.500 y 2.000 euros, no le da para pagar el piso en el que esté de alquiler y ahorrar para adquirir otro". Aún así, reconoce que se dan casos: "Hay compradores solteros, pero tienen que tener detrás años de ahorro y una buena nómina, o el apoyo económico de la familia. O es una persona que ha tenido un buen trabajo y ha vivido con sus padres hasta que ha podido comprarse piso".

Construcción de una promoción inmobiliaria en Zaragoza

Este es el caso de Daniela Hernández. Muy recientemente, a sus 33 años, adquirió una vivienda de segunda mano en el barrio de la Magdalena de Zaragoza. Tiene 60 metros cuadrados y dos habitaciones, además de un salón. Antes de comprarla vivía con su novio de alquiler en un piso de 40 metros cuadrados. Necesitaban más espacio así que en principio se plantearon seguir como inquilinos, pero la renta que tenían que pagar se multiplicaba por dos, así que Daniela aprovechó una oportunidad inmobiliaria, una aventura en la que su novio no pudo acompañarle económicamente.

Su nuevo hogar le costó 83.000 euros y reconoce que sin el apoyo de su familia, que le prestó el 30% necesario para cerrar la operación, no habría podido afrontar el gasto. Está muy feliz en su nuevo hogar, pero asume que cuando compras casa por tu cuenta debes rebajar las expectativas: "No puedes acceder a los pisos que te gustaría, tienes que conformarte con menos espacio de lo que querrías, pero la situación actual tampoco deja otra opción".

Dos habitaciones más salón, lo más buscado por los solteros

La vivienda que adquirió Daniela, de dos habitaciones y salón, es la más buscada por los solteros, como explica Ángela Sebastian: "Estar soltero no significa conformarse con una habitación, esas viviendas se han quedado como residuales para inversores. Quienes compran una casa por sus propios medios necesitan una habitación más para trabajar, para recibir a invitados... No por ser soltero necesitas menos espacio".

A los singles que buscan piso Daniela les aconseja empezar con uno que, quizá, no satisfaga sus expectativas pero les sirva como trampolín para acceder a otro más caro: "Puedes comprar una vivienda un poco más precaria, más vieja, sin ascensor, para conseguir una hipoteca muy asequible. Y desde ella, gracias al ahorro, en 10 ó 15 años dar el salto a una de mejor calidad. Creo que es la opción más sensata".

Los problemas para encontrar vivienda de los solteros no son algo nuevo

Las dificultades para acceder a una vivienda que tienen quienes quieren adquirirla en solitario no son exclusivas del actual mercado inmobiliario. "Siempre ha supuesto un esfuerzo importante el comprar una vivienda, es cierto que han subido mucho en los últimos 20 o 30 años, pero hace 40 la situación era similar, aunque ni los precios ni los ingresos eran los mismos que ahora". Quien habla es Fernando Baena, presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Aragón, que abunda en lo titánico del esfuerzo económico que deben afrontar: "Lógicamente no es normal comprar un piso solo, se da a veces, pero por ayuda de la familia, porque se recibe una herencia... En general, hoy, un chaval joven difícilmente va a conseguirlo, tienen que pasar años de trabajo hasta juntar ese 30%".

Joven que acaba de adquirir un piso. / Canva.

Como solución, Baena propone el alquiler, aunque reconoce que falta oferta: "Pisos asequibles en condiciones de habitabilidad los hay, pero a partir de los 700 u 800 euros, que tampoco es fácil pagar con solo una nómina. Precisamente, pisos que estén bien y entre los 400 y los 600 euros es lo que hace falta".

Por eso, anima a las instituciones a poner en marcha medidas que fomenten la salida de viviendas al mercado, que deberían ir, en su opinión, "por la línea de incentivos para que los propietarios alquilen sus pisos más que por el castigo fiscal".

Con el sueldo medio, un soltero aragonés no puede permitirse una vivienda de precio medio

Según el estudio de HelpMyCash, si se analizan los datos medios en cuanto a sueldo y precio por metro cuadrado en Aragón, un soltero no podría acceder a una vivienda de superficie media. En concreto, el salario neto mensual en la Comunidad sería de media de 1.544 euros y el precio del piso alcanzaría los 147.326,40 euros, por lo que no llegaría a cubrir las cuotas de la hipoteca que necesitaría para financiar la vivienda y como máximo podría optar a una 18.000 euros más barata. Una situación que se repite en otras 10 comunidades autónomas. En cambio, con el mismo ejemplo una pareja aragonesa con dos sueldos medios sí podría pagar esa cantidad sin problemas.

Con estos datos, los solteros tienen dos opciones si quieren independizarse: buscar viviendas de pocos metros cuadrados o en peores condiciones o encontrar pareja para compartir los gastos, algo que, en ocasiones, tampoco es sencillo.