HOSTELERÍA

La nueva ordenanza de terrazas en Zaragoza ya está en vigor

Se reducen ligeramente los horarios nocturnos y se establecen nuevas exigencias de limpieza y espacio

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Imagen de una terraza en Zaragoza

Este domingo ha entrado en vigor la nueva ordenanza reguladora de terrazas y veladores en Zaragoza, tras su publicación este sábado en el boletín oficial de la provincia. La nueva normativa establece nuevas exigencias de limpieza y espacio, y fija nuevos horarios nocturnos para las terrazas. A partir del lunes se iniciará una campaña de comunicación entre todos los establecimientos afectados y se ha editado un díptico que resume toda la normativa. 

Con esta nueva ordenanza, los horarios nocturnos de apertura se modificarán, limitándose a las 00:00 horas, de lunes a jueves, y a las 1:30 horas viernes, sábado y vísperas de festivos. Actualmente está fijado a la 1:00 y a las 2:00 respectivamente. En los barrios rurales se reduce media hora la apertura en fines de semana, de las 03.00 a las 02.30 horas. Estos nuevos horarios se aplicarán, en todo caso, en función de las limitaciones dispuestas por el Gobierno de Aragón en las diferentes fases de evolución de la actual crisis sanitaria.

Las terrazas con más de 25 metros cuadrados de superficie deberán disponer de un sonómetro, para medir el nivel de ruido. Así, los propios hosteleros podrán comprobar que no rebasan los niveles máximos autorizados o adoptar las medidas necesarias para limitar las molestias a los vecinos. La disposición de las terrazas deberá mantener un paso peatonal continuo en línea recta de 1,80 metros de anchura a lo largo de la vía.

Además, cuando la acera tenga una anchura libre superior a cuatro metros, deberá quedar para el tránsito peatonal, la mitad de la anchura de la acera. Por otra parte, deberán contar con recipientes para residuos y colillas. Los establecimientos serán responsables de la limpieza de la zona ocupada. 

Valoraciones

La concejal de movilidad, Natalia Chueca, destaca que esta ordenanza permite combinar el disfrute de espacios abiertos y el cumplimiento de la normativa: "esta ordenanza al final es más generosa y permite alinearse con la tendencia actual en la que todos queremos disfrutar más de espacios abiertos y al aire libre pero a la vez es más exigente con el sector de la hostelería para el cumplimiento de la misma y el respeto con la convivencia con los vecinos".

Entro los hosteleros, unos piensan que esta bien aunque algunos recuerdan que también requiere una inversión por su parte. Otro considera que la reducción de horarios no es un problema: "entre semana que se cierre a las doce nos va bien porque no hay muchísima gente tampoco, y el fin de semana hasta la una y media perfecto para el tema copas".