TURISMO RURAL

Expectación en las comarcas más turísticas ante la llegada de visitantes el fin de semana

Tras cuatro meses de cierre, alojamientos y restaurantes se preparan para recibir reservas y visitantes

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Albarracín

La hostelería aragonesa ha recibido con optimismo el desconfinamiento provincial, que permitirá la llegada de nuevos clientes procedentes de las distintas provincias de la Comunidad. Las comarcas más turísticas son las que guardan más expectación ante la proximidad del fin de semana. Los teléfonos ya han empezado a sonar para formalizar reservas en restaurantes y alojamientos, pero este desahogo no debe hacer olvidar la obligación de cumplir con todas las medidas sanitarias.

En la Sierra de Albarracín comienzan a ver la luz al final del túnel. Tras casi 5 meses cerrados, en la posada Santa Ana trabajan a contrarreloj para tenerlo todo preparado para recibir en pocas horas a los primeros turistas de la temporada. "Confío en que vayan llegando las reservas, a cuentagotas, pero las vamos a notar", cuenta esperanzada Clara Benito, de la posada Santa Ana. 

Los hosteleros oscenses se han mostrado muy satisfechos por las medidas anunciadas ayer por el Ejecutivo aragonés, y esperan llenar las agendas de reservas durante este fin de semana, aunque creen que los viajes serán de ida y vuelta en el mismo día. La localidad de Jaca, en Huesca, también será otro de los destinos de este primer fin de semana con movilidad total. En algunos restaurantes incluso han conseguido sacar del ERTE a sus trabajadores trabajadores y han colgado el cartel de completo. "Tenemos las reservas del fin de semana completas, tenemos ilusión y ganas", cuenta Carmelo Bosque, presidente de la Asociación de Hostelería de Huesca.

En la oficina de turismo de Teruel capital han recibido un aluvión de consultas sobre las posibilidades turísticas que ofrece la ciudad a partir de mañana. Esta medianoche entra en vigor el desconfinamiento provincial anunciado por el Gobierno de Aragón ayer, que permite la movilidad entre Zaragoza, Huesca y Teruel, tras cuatro meses de confinamiento. 

Impacto moderado

En las comarcas vecinas a la Comunidad Valenciana los trabajadores del sector turístico cuentan que, a pesar del incremento de reservas que los usuarios están realizando este jueves, el impacto económico es moderado en sus negocios. 

Un ejemplo es Mora de Rubielos en Teruel. Su castillo recibió a 42.000 visitantes en 2019, mientras que el pasado fin de semana apenas entraron 30 personas. Los hosteleros desean mejorar estas cifras con las nuevas medidas y piden al Gobierno de Aragón "no dar pasos atrás". 

Desde la asociación provincial tienen la esperanza de que este fin de semana las ocupaciones hoteleras pasen del 10 a un 35% de ocupación. Según ellos, solo las comarcas del Bajo Aragón, Matarraña y Maestrazgo podrán superar el 40%.