CONFLICTO SOCIAL

Cómo abordar el problema del botellón, la seguridad y el ocio

Los jóvenes lamentan que se les esté "criminalizando" y reclaman que las alternativas de ocio se planteen contando con ellos

ARAGÓN NOTICIAS /
Imagen de archivo de jóvenes en un botellón.
icono foto Imagen de archivo de jóvenes en un botellón.

En los últimos días, en Zaragoza, se han sucedido imágenes de jóvenes participando en altercados y actos vandálicos en el Centro Histórico. Los más graves se registraban el pasado lunes cuando la Policía cargaba contra un grupo numeroso de personas tras provocar escenas de violencia en el entorno de la plaza del Justicia y la calle Temple. Allí, varios jóvenes llegaron a arrancar las letras de la fachada del Hotel Catalonia. "Llegamos a temer por la seguridad del empleado que estaba dentro en eses momento", ha asegurado el gerente del hotel Nacho Guinea.

"La falta de entornos controlados para los jóvenes genera situaciones de inseguridad", señala Sergio Pérez, vicepresidente del Consejo de la Juventud de Zaragoza. Desde la asociación piden alternativas para el ocio nocturno de los jóvenes para evitar situación como las vividas. 

Los botellones en zonas como el Casco Histórico, o el barrio de Valdespartera, durante el Pilar están generando problemas entre los vecinos. Estos ven cómo, según sus palabras, se "degradan" sus barrios. "El Casco Histórico se ha convertido en un polígono etílico", lamenta Miguel Morte, portavoz de Stop Ruido. Asegura que, en las últimas semanas, los decibelios que soportan los vecinos por la noche superan los 70, es decir, casi el triple de lo permitido -27 decibelios-.

"Faltan alternativas de ocio"

Piden que se traslade el ocio nocturno de estas zonas a espacios alejados de las viviendas para "respetar los derechos de todos". Desde la plataforma aseguran que el ambiente nocturno es más "inseguro y violento" que antes. Algo que Carlos Gallego, Vocal del Colegio de Educadoras y Educadores de Aragón, dice que es "normal después de la contención de la pandemia. Es un efecto rebote y es parte de la forma de expresión de la juventud". Gallego explica que la situación de aislamiento social ha derivado en nuevas formas de comunicación, como pueden ser las redes sociales, algo que "está dificultando que los jóvenes vuelvan a relacionarse como antes"

"Notamos la falta de opciones y actividades de ocio para los jóvenes. Ellos mantienen la tradición de salir de fiesta como forma de socializar y eso pasa también por la celebración de botellones, que muchas veces se dan en entornos no controlados", señala Pérez, quien recalca que "criminalizar" a la juventud y responsabilizarla de "todos los males" no es la solución y "no es justo". Por el contrario, desde la Consejo de la Juventud apuntan a la reducción de aforos como una de las causas que podrían estar detrás de la masificación de las calles del centro: "No puedes entrar en los bares porque las reservas están completas, ¿Qué haces? pues quedarte en la calle o irte a una casa", explican. 

Los representantes de ambas entidades coinciden en que el problema radica también en la concepción que la sociedad tiene sobre el consumo de alcohol. "Es algo natural y bien visto", apuntan, lo que favorece que las nuevas generaciones también tomen esa concepción como propia. Para atajar el problema, señalan, lo óptimo sería "preguntar a los jóvenes qué quieren y no tanto darles opciones de ocio sin contar con su visión", señala Sergio Pérez.