Publicidad
ZARAGOZA

El Ayuntamiento estudiará el derribo parcial o completo del edificio del barrio del Arrabal desalojado

17 inquilinos tendrán que buscar otro alojamiento temporal. Los técnicos municipales han determinado que el daño en la estructura es tan grave que no existe posibilidad de repararlo

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto El edificio desalojado se encuentra en el número 17 de la calle Mariano Gracia, en Zaragoza.

Los técnicos municipales han concluido este jueves que el daño en la estructura del edificio desalojado del barrio del Arrabal es tan grave que no existe posibilidad técnica de repararlo. De esta forma, tras la estabilización ejecutada durante esta jornada para que los vecinos saquen sus propiedades de sus casas, el inmueble se clausurará y se estudiará su derribo parcial o completo. 

Los técnicos del Ayuntamiento de Zaragoza ya han terminado la primera evaluación del edificio que fue desalojado en la noche del miércoles por una situación de ruina inminente. Los técnicos ya habían advertido que se partía de una situación "complicada". El inmueble desalojado está ubicado en la calle Mariano Gracia, 17, en el barrio zaragozano del Arrabal.

Los inquilinos del edificio ubicado en el número 17 de la calle Mariano Gracia, en el barrio zaragozano del Arrabal, seguirán desalojados por un tiempo "prolongado". Así lo han determinado esta mañana los técnicos municipales tras la visita del Servicio de Inspección Urbanística, que ha analizado la situación del inmueble. El edificio sufre importantes daños estructurales en el sótano, en los pilares, en algunos muros y en la zona trasera de galerías, lo que compromete la estabilidad de la estructura.

De esta forma, desde el Consistorio se han puesto en marcha las tareas de estabilización del edificio y ya han comenzado las acciones de apuntalamiento, tanto del sótano como de la primera planta, para garantizar la seguridad. Además, no se descarta que estas labores se extiendan a otras plantas. Una vez se apuntalen las zonas bajas del inmueble y los residentes puedan retirar todas sus pertinencias, los técnicos municipales estudiarán posibles actuaciones integrales, si bien no se descarta que pueda llegarse a la situación extrema de derribo "dada la fragilidad detectada en la estructura, que podría comprometer a todo el inmueble".

El desalojo se produjo en la tarde de este miércoles, tras detectar la precaria situación de la edificación. En la mañana del jueves, tras un análisis, se ha constatado que los daños no se deben a una fuga de agua, sino al paso del tiempo y la falta de mantenimiento. El edificio ha quedado catalogado en situación de ruina inminente y también se ha procedido a revisar el inmueble colindante, el número 15 de la misma calle, y se ha comprobado que no sufre afecciones graves que requieran de intervención. 

El desalojo afectó a 17 personas, incluidas tres menores, de las que 13 tuvieron que ser realojadas en diferentes hostales de la ciudad, al no poder ser reubicadas en casas de amigos y familiares. Los Servicios Sociales estudian ahora la situación de todas ellas para conocer la titularidad de ocupación del alojamiento siniestrado, la situación económica y el apoyo de sus redes familiares y sociales, así como los requisitos para activar el protocolo de alojamiento temporal. En concreto, una de las familias ya ha sido realojada en un piso gestionado por Zaragoza Vivienda, con quien se está en coordinación constante.