COVID-19

Los fabricantes locales de mascarillas, abocados a reinventarse otra vez

La demanda no ha bajado, pero la competencia con el mercado chino ha hecho caer las ventas y la producción

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Una mascarilla durante el proceso de fabricación en una planta local.

Al comienzo de la pandemia, las mascarillas eran un bien escaso y preciado. Esa situación hizo que algunas empresas intentaran cubrir esas demanda y se reinventaron para fabricarlas. Más de un año después, la demanda no ha bajado, pero muchas empresas ven como sus ventas han caído en picado. La competencia del mercado chino, colapsado al principio de la pandemia, ha hecho que muchas se tengan que replantear objetivos.

La empresa DIMA, de Calatayud, adaptó parte de su producción a la fabricación de mascarillas. Trabajaban diez personas y fabricaban dos millones de mascarillas. Hoy solo quedan dos y la producción apenas llega a las 200.000. El gerente de la empresa, Francisco Farrer, explica cómo observaron que las ventas iban bajando cada vez más: "al final, realmente, lo que había detrás, el problema que se suscitaba y que veíamos que iba a ser el problema final, es que realmente la mascarilla se importaba de China a precios con los que nosotros no podíamos competir"

En La Muela, la empresa European Mask Factory  también adaptó parte de su producción para elaborar mascarillas que envían, sobre todo, a Alemania. Su fabricación, a día de hoy, se ha reducido en más de un 70%. Sin embargo, a pesar de ese bajón, siguen creyendo en el futuro. Su responsable comercial, Juan Malo opina que la demanda va a continuar, porque la gente ya ha asimilado, la necesidad de llevar una mascarilla. Y recuerda: "a nivel profesional o médico, seguirá siendo utilizada".

Otras empresas, en cambio, tras una importante inversión ahora, tienen que poner en venta su maquinaria porque les es imposible competir contra los precios del mercado asiático.
 

Vídeos

Vídeos