EN ARAGÓN

Los mayores de 65 años que siguen trabajando se duplican en el último decenio

Aragón registra un incesante crecimiento de trabajadores que superan esa franja. Actualmente son 7.632, 4.169 más que los registrados en marzo de 2010. Mujeres como Paca asocian la decisión a su bienestar emocional: “Estar en casa es un rollo para mí”

ARAGÓN NOTICIAS /
Un carpintero mayor de 65 años trabajando (Canva).
icono foto Un carpintero mayor de 65 años trabajando (Canva).

Los trabajadores mayores de 65 años que continúan a pleno rendimiento con su actividad laboral en Aragón no dejan de aumentar. Este colectivo, que supera la edad mínima para acogerse a la jubilación voluntaria (60 años), ha crecido notablemente en la última década, pasando de 3.463 en marzo de 2010 a los 7.632 afiliados a la Seguridad Social que registró la Comunidad el pasado mes de abril.

Por franjas de edad, 5.878 personas (3.014 hombres y 2.864 mujeres) se sitúan entre los 65 y 69 años, mientras que 1.754 trabajadores (1.161 hombres y 593 mujeres) tienen más de 69 años, según los datos facilitados por el Departamento de Economía del Gobierno de Aragón.

Si atendemos al número de afiliados por provincias, Zaragoza es la que mayor volumen de trabajadores reúne con 5.179 (2.718 hombres y 2.461 mujeres). En Huesca son 1.843 empleados (1.135 hombres y 708 mujeres), mientras que en Teruel se notifican 610 (322 hombres y 288 mujeres).

Por sectores, el que más trabajadores mayores de 65 años congrega es el sector servicios, con 5.155 empleados (2.368 hombres y 2.787 mujeres), mientras que el sector de agricultura, ganadería y pesca cuenta con 1.347 trabajadores (928 hombres y 419 mujeres).

Por su parte, la industria registra 717 empleados (532 hombres y 185 mujeres), y la construcción 413 (347 hombres y 66 mujeres).

Respecto a los 100.132 trabajadores por cuenta propia que hay en Aragón, 3.077 pertenecen a la franja de 65 a 69 años, mientras que 1.416 tienen más de 69 años.

“Estar en casa es un rollo para mí”

A sus 67 años, Paca Arto es una de las 2.864 mujeres en Aragón que, a pesar de estar entre los 65 y 69 años, continúa a diario con su actividad profesional como peluquera. “He seguido trabajando y he visto que soy más feliz así, me siento más realizada. Por lo menos, hasta que no pase la COVID-19, no me pienso jubilar”, advierte.

Una retirada que sí valoró en diciembre de 2019. “Me jubilaba entonces, pero soy friolera y no me apetecía quedarme en casa en invierno, así que decidí aguantar hasta que viniera el buen tiempo. El local es mío y las clientas me animaban a que me quedase…”, confiesa Arto, que no se arrepiente de la decisión que adoptó.

Vino la COVID-19 y vi que estar en casa era un rollo: cocinando, cosiendo, leyendo, viendo la tele… así soy más feliz”, concluye.