SECTOR PRIMARIO

La producción agraria aragonesa sortea la pandemia y crece un 19%

Los cereales, el porcino y la fruta han impulsado la facturación hasta los 4.581 millones de euros. Joaquín Olona destaca la fortaleza y la capacidad inversora del sector agrario aragonés

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Imagen de un agricultor trabajando en su campo.

En los últimos cinco años (2016-2020), la producción final agraria se ha incrementado en un 19%, hasta situarse en los 4.581 millones de euros, y la renta agraria en un 15%, hasta los 2.016 millones de euros. En ambos casos, se ha producido un crecimiento anual constante, según han explicado este viernes Joaquín Olona, consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, y Jesús Nogués, director general de Desarrollo Rural.

"Este incremento es una muy buena noticia. Pone de manifiesto la fortaleza y capacidad inversora del sector agrario aragonés y la significada contribución de la agricultura y ganadería al crecimiento de la economía de nuestra Comunidad", ha señalado Olona.

En 2020, la producción final agraria, o valor de las producciones de los agricultores y ganaderos a precio de salida de los productos de sus explotaciones, ha alcanzado los 4.581 millones de euros, siendo esta cifra un 7,26% superior a la del año precedente. El incremento se debe al aumento del valor de las producciones agrícolas (cultivos) en un 13%, y un crecimiento en el valor de las ganaderas en un 5%, ambas cifras respecto del año anterior.

En el caso de los cultivos, el crecimiento se debe al incremento en la producción de cereales en un 22% -que no en los precios que mostraron cierta estabilidad-, y a un incremento de precio en frutales, en un 20%. En este caso, las producciones mostraron incluso una reducción en un 7% respecto del año anterior”, ha explicado Jesús Nogués.

En Aragón, la producción final agraria imputable a la ganadería supone el 66% mientras que el 34% restante es la parte imputable a la producción vegetal. A diferencia del conjunto de España, donde la producción agraria -de 53.000 millones de euros-, el 58% corresponden a producciones vegetales y el resto a las ganaderas.

En 2020, Aragón produjo 15,3 millones de cerdos (un millón más que el año anterior), 323.000 terneros (10.000 menos que el año anterior), 871.000 hectáreas de cereales, 144.000 hectáreas de forrajes y 124.000 hectáreas de frutales, incluyendo tanto la fruta dulce como los frutos secos. En concreto, en el ámbito de la fruta dulce, la Comunidad cuenta con 20.000 hectáreas de frutales de hueso (melocotón, nectarina y paraguayos), 9.000 de cerezo y unas 5.500 hectáreas entre peral y manzano a partes iguales. Otros cultivos destacables son el almendro, con 84.000 hectáreas, olivar con 49.000 hectáreas o las 35.000 hectáreas de viñedo. Cultivos leñosos que generan una cantidad muy significativa de empleo en las campañas de recogida.

Un 5,3% más de Renta Agraria que el año anterior

Si a la producción final agraria descrita se descuentan los gastos de producción y amortización de inversiones, se obtienen la denominada Renta Agraria. Renta que representa el flujo económico con que el cual los agricultores y ganaderos ven retribuido su trabajo, así como los factores de producción capital y tierra. En este caso, la Renta Agraria supuso en Aragón 2.016 millones de euros en 2020, un 5,33% más que el año anterior.

Respecto a la contribución a la Renta Agraria aragonesa por provincias: Huesca aportó un 43%, Zaragoza un 34% y Teruel un 23%.

Sin embargo, únicamente el 46% de la producción final agraria puede atribuirse al modelo de agricultura familiar. “Requiere de un apoyo público suficiente como para que pueda alcanzar dichos estándares y así mantener su vigencia, puesto que tradicionalmente es el que ha vertebrado el territorio y constituido la base económica y de empleo para el asentamiento de la población en nuestro medio rural”, ha concluido Olona.