CONTAGIOS COVID-19

Se refuerza la vigilancia en Jaca y el alcalde recuerda lo que se juegan

El alcalde, Juan Manuel Ramón, cree que el municipio y la comarca se juegan su supervivencia si la situación obliga a medidas drásticas

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Zona de terrazas en Jaca.

La Policía Nacional ha reforzado la presencia policial en las zonas de ocio de Jaca, después de que este sábado, su zona de salud haya registrado 48 nuevos contagios de COVID-19 y la incidencia acumulada a 15 días supere los 1.400 casos por cada 100.000 habitantes. El operativo, implantado para garantizar la seguridad ciudadana y velar por el cumplimiento de las medidas sanitarias, se mantendrá a lo largo del fin de semana. De esta forma se ha reforzado la presencia policial con la participación de agentes del Grupo de Controles Móviles de Canfranc

Se prestará especial atención a las zonas de ocio nocturno y de mayor afluencia de personas para velar porque se cumplan en las mismas las medidas impuestas para prevenir los contagios, como respeto de aforos, uso de mascarillas y respeto de la distancia social. Asimismo, se reforzará el control de aquellas zonas donde pueda realizarse botellón y se vigilará la celebración de fiestas privadas.

El alcalde, Juan Manuel Ramón: "Nos jugamos nuestra supervivencia"

El alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, recuerda que hay jóvenes ingresados con neumonía en la localidad y señala que estamos en una situación de transmisión comunitaria. Así lo ha manifestado en declaraciones a Aragón Radio: "Esto no es un foco. Un foco, se rastrea y controla. Pero cuando uno se entera de que en determinados lugares se han incumplido de forma flagrante las medidas sanitarias, y había decenas de personas allí, cada una de ellas es un foco transmisor", se lamenta. 

Después de un invierno donde el confinamiento perimetral y el cierre de las estaciones de esquí ha golpeado duramente al turismo, el verano era la gran esperanza para este año. "Jaca esta lleno, estaba lleno entre semana pero ayer vino también muchísima gente", recuerda Ramón. Y por ello, cree que es necesario revertir la situación porque Jaca y su comarca necesitan que la situación sanitaria no fuerce un cierre de comercios y hostelería: "La gente necesita trabajar para comer  y para trabajar tenemos que estar abierto. Con estos datos nos estamos jugando nuestra supervivencia y creo que hay mucha gente que no se ha concienciado de ello", ha concluido.